NO HA SIDO TAN CASUAL.

La situación por la que esta atravesando el transporte en Europa, durante los últimos años, en el anterior y el actual en curso, no es casual, por mucho que pueda parecerlo. Que de pronto de la sensación de haber despertado en países como Francia, Alemania, o España, después de unos años de dar la sensación de estar aletargado, es cualquier cosa menos una casualidad. La ampliación de los países miembros de la Unión Europea, da la sensación, a simple vista, de haber traído tras de si la incorporación al mercado de nuevas empresas. Pero estas no han surgido de la nada como por arte de magia. Son una consecuencia intencionada de las políticas neo-liberales llevadas a cabo desde Bruselas. Parece que hemos olvidado que las primeras grandes empresas de la logística y el transporte en des-localizarse fuera de sus países de origen fueron alemanas. La caída del Muro de Berlin como consecuencia de el avance de las libertades y de la apertura de un bloque que parecía permanecer ajeno a lo que sucedía en el resto de Europa, tuvo sus consecuencias lógicas. De entrada en Alemania supuso un abaratamiento de la mano de obra ante la llegada de trabajadores de la otra Alemania que hasta entonces había vivido bajo la tutela del régimen soviético.

Por otra parte, el crecimiento de estas multinacionales, acarreo la llegada al capital de las mismas de dinero de inversores a quienes no se pedía la procedencia de su capital, lo importante en aquellos momentos, era la apertura de nuevos mercados a las políticas neo-liberales. Esto trajo consigo la incorporación de inversores nuevos, los llamados nuevos ricos del antiguo bloque en el que predominaba Rusia. Bajo la apariencia de creación de empleos, de nuevas industrias, y todo lo demás, vinieron las consecuencias de una mano de obra mas barata.

Estas  des-localizaciones surgidas al amparo de políticos,  de autenticas lagunas legales, creo que interesadas, produjo un efecto de lento domino en el resto de los países de la Unión Europea que vieron el cielo abierto para seguir el mismo camino que, en su día hicieron, las alemanas. Así empresas francesas, españolas, belgas, holandesas o danesas, llevadas por la ambición de ganar mas, ser mas competitivas ante la posibilidad de pagar sueldos mas inferiores, fueron iniciando esa especie de empresas sin patria ni bandera. Pareciéndose cada día mas a la marina mercante que navega bajo pabellones de conveniencia.

En nuestro país el caso mas cercano por las oportunidades que conllevaba fue la aparición de empresas españolas en Portugal, en principio, pero que después ampliaron a países como Rumanía o Bulgaria. Por otra parte la libertad de mercado, el afán lógico de mejorar y de ganar mas, trajo como consecuencia desde hace muchos años la figura del autónomo y de la pequeña empresa, que paso de vivir del cliente pequeño y mas o menos fijo, a tener que hacerlo para estas grandes multinacionales que, poco a poco, se fueron apropiando del mercado, pasando, en principio de tener como clientes a los clientes grandes, para contratar también con los medianos y pequeños.

Estas multinacionales del transporte, en su afán de aumentar beneficios, de competir con sus semejantes, y de quedarse con mas mercado, trajo como consecuencia el abaratamiento de los precios del transporte, la imposición de sus condiciones de pago y todo lo demás, lo que acarreo, junto con la disculpa intencionada de la crisis, el cierre, o el abandono de autónomo y de pequeñas empresas, incapaces de afrontar los gastos de modernización que realizaron y por ser incapaces de competir con las grandes en precios.

Ahora, con la crisis en plena ebullición, vienen los lamentos, como consecuencia del egoísmo, de ir cada uno a lo suyo, intentando quitar mercado al resto, pero olvidándose de luchar juntos por los intereses, esos que ahora a todos les parecen comunes. Pero en realidad da la sensacion de que estamos en una especie de “Sálvese quien pueda”. El tiempo nos demostrara en que acaba todo. ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone