CARTAS DESDE LA CABINA: A UN “TÍTERE”.

Confundido títere: No deja de sorprenderme que, de pronto, te presentes como portavoz inmaculado, escondido detrás de la categoría profesional de conductor asalariado, creo que en paro, defendiendo justo aquello que hace apenas tres meses criticabas duramente. Con misiles dirigidos hacia el objetivo equivocado. Pidiendo a este que te escribe propuestas concretas que llevaban entre tus manos casi un mes, lo que demuestra que te mueves por impulsos, como los relojes de cuarzo, pero sin ver lo que tienes delante de las narices.

Recuerdo, como si hubiera pasado hace apenas unos minutos, como la pasada Navidad estuviste dos días consultando conmigo una propuesta, que según tu, iba a revolucionar el transporte, escribías una cosa, luego la borrabas, ahora la editabas, luego la correjias, después me llamabas por teléfono, luego la retirabas por miedo a que la leyera tu, ahora ex-jefe. Así hasta que por fin salio publicada, incluso la apoye con uno de mis artículos en una revista de transporte. ¿Cual fue el resultado final? Un fracaso, sencillamente porque directamente era ilegal en casi todos los puntos. Tu en tu testarudez aun no has entendido como funcionan las leyes en una democracia, que se pueden cambiar, pero basándose en el apoyo popular, votos, movilizaciones y demás.

Después veías en mi, como representante de los conductores asalariados, a un enemigo a batir, porque no te di a ti la razón frente al 99 por ciento restante que no pensaba como tu. Permiteme una pregunta: ¿Sabes como funciona realmente la democracia? Mira “colega”; evidentemente eres muy libre de pensar y actuar como quieras -faltaría mas-, pero hazte un favor a ti mismo. No pidas a los demás lo que tu eres incapaz de defender en privado. Me explico. No pidas luchas, movilizaciones, demandas, denuncias y compromisos a los demás, mientras a ti te explotaban vilmente y eras incapaz de defenderte sólito. Porque eso ya deja mucho que desear.

Yo soy un conductor asalariado, pero lucho por mis derechos, es mas, he luchado por los de mis compañeros. Pero con una gran diferencia frente a ti. Me he ganado el respeto de mi jefe a pulso, porque el respeto se gana, nunca se impone. Se gana demostrando a diario que uno tiene unos principios y lucha dignamente por ellos. Pero al mismo tiempo es un profesional en su trabajo, que es para lo que le contratan. Por lo tanto, mientras yo cumpla con el trabajo por el que me paga mi jefe, no hay ningún problema. Sencillamente porque en toda lucha, confrontación, o batalla, se respeta al valiente, al que va de frente. Mientras se desprecia al cobarde, al lameculos, al que quiere estar en todos los lados, complacer a todos, y a ninguno. Sencillamente porque con la verdad, con la de cada uno, de frente, con valentía y honradez se va al fin del mundo.

Pero si ademas, hay que recurrir a La Justicia para reclamar lo que esta escrito en leyes, se va, que no pasa nada, que para eso a ti como trabajador también te exigen el cumplimiento de otras. Porque, que yo sepa, aun no se ha dado ningún caso de canibalismo en España, ni nadie se ha comido crudo a nadie. ¿Lo pillas? Pues eso. Ahora apareces como abanderado de no se muy bien que, ocupando veladamente un cargo que aun esta pendiente de unas elecciones que se iban a celebrar, dicen que no hay candidatos, pregúntate porque. Tal vez sea porque estas en un proyecto del que, a mi me dijeron antes de irme, que era algo creado por 4 y que nadie les iba a joder el invento. Allá tu.

Pides unidad, -otra vez la palabra mágica- compromiso, dignidad, y todo lo que quieras, en nombre de ti, o de quien sea. Muy bien, El que consiga esa unidad se merecerá el Premio Novel de la Paz. Pero me sorprende que pongas por delante intereses de otros que van en confrontación directa con los tuyos como conductor, repito allá tu. Pero das la impresión, -es sinceridad y pensamiento de muchos-,  de que eres un simple títere en manos de otros, aquellos precisamente para los que yo era la repera hace un año, y ahora, misteriosamente soy el enemigo publico numero uno. Pero ¿Sabes porque? Pues muy fácil, porque me apoyaban con la boca pequeña, preocupados en sumar adeptos a su causa, luego cuando seguí defendiendo lo mismo de siempre ya no interesaba. Allá ellos y su conciencia, pero sobre todo, su fragilisima memoria. Afortunadamente puedo demostrar sobradamente lo que digo, sobre todo, porque esta escrito bajo la única responsabilidad de mi nombre. Del que por cierto, por si no lo sabias, tiene desde el principio algo que se llama Derechos de Propiedad Intelectual, amparados legalmente.

En fin, para terminar, no hacer esto demasiado pesado, te diré algo por ultima vez. Allá tu, el tiempo, como siempre pone a cada uno el lugar que se merece. Pero no des por supuesto ideas y proyectos en otros, que solo están en tu mente, por ese defecto de los débiles de carácter, de dar por anticipado hechos en otros, que solo ellos imaginan. Lo que, hablando claro se llama, vivir las vidas ajenas. Es mas, como nos conocemos muy bien, te diré que, personalmente me das pena, porque te están utilizando, como te han utilizado toda tu vida, basándose en una virtud que te honra, tu buena voluntad. Un adiós de despedida. Para el resto, también para ti, ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone