EL TIMO DE LA ESTAMPITA.

A mi esta nueva modalidad que se conoce como “el falso autónomo”, la verdad es que me suena mas a eso de “el timo de la estampita”. Porque cuando uno entra en detalle, conoce como es la realidad de las personas que acaban atrapadas en esta modalidad y que se han sacado de la manga, aprovechando todas las lagunas posibles, para disfrazar de creación de empleo en las estadísticas, de “nuevos emprendedores” y todo lo demás. Los hechos demuestran que se parece mucho. Porque en realidad termina siendo, en la gran mayoría de los casos una ruina económica, pues eso.

Sobre todo porque se pasa por el arco del triunfo muchas de las reglamentaciones de la Ley Orgánica del Transporte Terrestre. A quienes caen en esta trampa, les venden, no solo la moto, toda una fabrica entera de motocicletas. Les disfrazan convenientemente los resultados económicos, les dicen donde y como tienen que repostar, que autopistas coger, o no. Unas condiciones de contrato impuestas, fianza económica, que pierden si abandonan, una venta de un vehículo de acuerdo con sus condiciones, y toda y cada una de los apartados que a ellos se les ocurran. Por supuesto, ante la ausencia de la correspondiente tarjeta de transporte, tiene que trabajar bajo la modalidad de cooperativa.

La trampa esta perfectamente diseñada, todo, claro esta, bajo la bonita bandera de, en la mayoría de los casos, una gran multinacional del transporte. Comienza el trabajo, el primer mes viajes estupendos, todos cuadran a la perfección con el disco, una buena cantidad que kilómetros, acompañados por la ilusión de quien conduce el camión. Mas feliz que un niño con zapatos nuevos, trabajando mientras mentalmente se imagina saliendo de sus crisis particular, haciendo frente a las primeras deudas, pasadas, recientes y futuras.

Pero luego, el segundo mes, ya son menos kilómetros, disculpas de todo tipo por parte de quienes les dirigen desde una oficina, esos que no se han subido a un camión en su vida, pero que acatan obedientemente las ordenes de sus superiores, los vendedores de motos de ilusión. Ya hay algún viaje que se complica, cargas que misteriosamente quedan para mañana o pasado. Menos kilómetros que el mes anterior, pero aun siguen cuadrando las cuentas. Luego vendrá el mes siguiente, que se complica aun mas, quejas por el teléfono, esperas a que soluciones problemas, llamadas prometidas que nunca se reciben, o si llegan, son tarde.

Por una razón muy lógica, aquellos kilómetros, los viajes perfectos y todo lo demás del primer mes, esos se los estaban quitando a alguien que ya llevaba meses metido en la trampa. Por lo tanto nuestro protagonista, también terminara atrapado en el circulo viciado. Porque otro inocente, o desesperado por su crisis particular también habrá caído en ella y hay que darle, a su vez, el mes perfecto. Ya la vuelta atrás se ha vuelto peligrosa, cada día mas. Si abandona perderá fianzas, viajes pendientes de cobrar. En definitiva tirando como se puede, los kilómetros ya no cuadran, los reales con los de cobro que marcan los de la oficina.

Todo un drama personal consentido por unas leyes trampa, por un transporte que esta como esta, por nuestra culpa consentida. Por ese carácter tan nuestro de ser auto-patronos, de tener camión propio en tiempos que es una ruina hasta para los que llevan años en esto. Pero se aprovechan de las necesidades de la gente, eso de tener la nevera llena. Mientras en nuestra selva particular continuamos cada uno a lo nuestro. Este timo-trampa es una realidad. Metidos en un bucle del que cada vez se vuelve mas complicado salir. Engañados, muchas veces, por otros supuestos “compañeros” que no les cuentan la realidad. Llevados por ese orgullo de auto-engaño de no ser capaces de admitir el propio fracaso.En definitiva, una modalidad consentida y amparada por los gobernantes a los que lo único que les interesa son las estadísticas de creación de empleo. Sin explicar jamas la otra realidad, que no es otra que la precariedad de los mismos. ¡¡¡BUENA RUTA!!!

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone