¡NO PODEMOS SEGUIR ASÍ!

Estos últimos días están siendo trágicos en las carreteras para nuestra profesión. Ayer perdían la vida dos compañeros en la NI en la provincia de Burgos. Esta madrugada en otro desgraciado accidente perdía la vida otro mas. Ante esta situación uno no puede por menos que preguntarse: ¿Cuando terminara esta maldita racha? Aunque suene mal el decirlo, estamos cayendo como moscas. Llevamos un año horrible de accidentes en los que se han visto implicados camiones. Accidentes que, para mayor desgracia, serán calificados como de trafico, cuando todos sabemos que son laborales.
De acuerdo en que son muchísimos los factores que intervienen en un accidente, pero también es cierto que dentro de esos factores hay algunos que se podrían evitar, es mas, no tendrían porque intervenir. Me refiero a la fatiga, al estrés acumulado, a las presiones de todo tipo que nos vemos obligados a soportar, a una situación, como la actual, que nos esta llevando a vivir permanentemente en una contrarreloj constante para intentar inútilmente recuperar tiempos marcados por otras personas que desconocen la realidad del día a día en la carretera. Aquellos que se comprometen en recogidas o entregas con horarios imposibles de cumplir. Pero que nosotros, nobles caballeros, inocentes que no aprenderemos nunca para saber cuando nos están mintiendo en realidad, hacemos todo lo imposible por llegar dentro del horario que ellos nos dicen.

No vale aquí echar balones fuera y acusar ahora a gobernantes o a terceras personas de nuestros problemas. Estamos en el eterno dilema de siempre, la misma vuelta a la rueda. Hay que ser realistas. Los problemas que padece el transporte en España son problemas que el mismo sector a generado, consentido dócilmente a lo largo de los años. Problemas que han ido en aumento como consecuencia de la insolidaridad, nuestro egoísmo tan particular de preocuparnos únicamente de lo nuestro sin importarnos los problemas del resto de compañeros, por mucho que puedan ser comunes.

Es mas, dándose a diario multitud de casos de quienes llegan a alegrarse de las desgracias ajenas. Se que habrá quien se muestre en desacuerdo, incluso se enfade. Allá cada uno, pero la realidad es la que es. Resulta lamentable, vergonzoso e indignante que haya presuntos “compañeros” que no sean capaces tan siquiera de agradecer a quienes les facilitan maniobras o adelantamientos. Supuestos “profesionales” que van por la carretera permanentemente estresados, pegados a la trasera de otros camiones como si se fuera a terminar el mundo o cerraran la carretera. Poniendo en riesgo no solo sus propias vidas, también las del resto de compañeros.

Luego a la hora de las desgracias de poco sirve llevarse las manos a la cabeza. Nadie, por supuesto, quiere tener un accidente, a no ser que sea un desequilibrado mental. Pero nadie me negara que hay factores y riesgos inútiles que se pueden evitar. Nosotros somos los primeros que tenemos que hacer todo lo posible porque esta lamentable sangría de compañeros fallecidos en la carretera termine. Aquí no vale echar balones fuera y culpar a terceros. Sobre todo cuando hay personas en la carretera que contribuyen con su comportamiento a que se produzcan estas desgracias.

Vaya desde aquí mi pésame para las familias y mi solidaridad. Que descansen en Paz los compañeros muertos. No podemos seguir cayendo en la carretera, por mucho que sea algo que todos tenemos mas o menos asumido en nuestro fuero interno. Deberíamos plantearnos entre todos la forma de evitar las presiones constantes a las que estamos sometidos a diario. Hacernos respetar como profesionales. Este tiene que ser un objetivo de todos, tanto empresas como conductores asalariados. No podemos seguir siendo una pieza mas del camión a la que se valora con una cantidad económica y vuelta a empezar. ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

 

 

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone

Un mensaje en “¡NO PODEMOS SEGUIR ASÍ!

  1. Estoy de acuerdo casi en todo y como viejo refrán ,” grano a grano se hacen montañas ” si nos concienciamos todos y aprendemos a respetar y respetarnos así mismo se prodran cambiar muchas cosas , hay que saber decir hasta he llegado y de aquí no paso , y no querer demostrar nada para quedar bien y solo haciendo esto cada uno se evitaran muchos de estos problemas y denunciar a los que ponen en peligro al resto de usuarios de la vía . Saludos.

Cerrado a comentarios.