LO QUE LA VERDAD ESCONDE.

Para tod@s los compañer@s que se dedican a esta profesión nuestra, escribir la verdad sobre ella llevaría varios tomos, sobre todo porque por muchas vueltas que le demos cada un@ tiene su propia verdad, aunque coincidamos en lo general, pero para el resto del mundo, lo que la verdad esconde se puede parecer en muchas cosas a la famosa película dirigida por Robert Zameckis y protagonizada por Michelle Pfeiffer y Harrison Ford. Porque también tiene intriga y aunque nos duela terror. Pero sobre todo esta esa otra verdad que desconocen, sobre la que he escrito en mas de una ocasión y que nunca esta de mas recordar.

Sobre todo si queremos concienciar a la sociedad de todos nuestros problemas y de la realidad que no ven, esa que permanece escondida a los ojos de la gran mayoría de los ciudadn@s, que ven el mundo y la vida desde su particular día a día, sin preocuparles mas allá de que este todo a su alcance cuando realizan una compra, acuden a sus trabajos y tienen todo el material necesario en sus manos, o simplemente circulan con sus vehículos por las carreteras y tan solo ven en los camiones algo que les estorba y les entorpece en sus prisas diarias. Pero nunca se paran a pensar -porque los seres humanos somos de memoria frágil- que sus vidas serian muy diferentes si nosotr@s no hiciéramos nuestro trabajo. A partir de aquí tendría su componente de terror y también de intriga ante el desenlace.

Porque la verdad les esconde que todos los días hay cientos de miles de compañer@s que se dejan muchas horas de sus vidas en las carreteras, alejados de sus familias hasta meses, perdiendo la vida en el camino, quitandole a la salud horas de sueño, sufriendo presiones de todo tipo por parte de personas que se piensan que conducimos un Formula Uno y que nuestros horarios de trabajo se tienen que ajustar a lo que les marca la pantalla de un ordenador del que dependen como si les fuera la vida en ello y que lo que sale en ella para ellos es La Biblia y nosotr@s no somos mas que una cifra y unos objetivos, sin darse cuenta que también somos personas ante todo. Que como ellos comemos, dormimos y tenemos las mismas necesidades físicas que ell@s.

Porque la verdad esconde que hay much@s compañer@s soportando condiciones laborales que casi se acercan, o no tanto, a la esclavitud, por el simple hecho de tener que sobrevivir como sea a esta crisis que no provocamos, pero de la que estamos pagando muy caro sus consecuencias; porque somos unas victimas, también como el resto de los ciudadan@s. Es@s que también se ven obligados a aceptar condiciones laborales precarias con sueldos que recuerdan a los de hace décadas, eso los que tienen la suerte -menuda ironía- de tener trabajo. Tal vez si supieran de nuestra realidad entonces es@s compatriotas si se volverían solidari@s con nosotr@s y dejarían de vernos como a sus enemig@s cuando salen a las carreteras.

Porque la verdad esconde que hay much@s compañe@s que tienen que hacer de tripas corazón cuando les ofrecen trabajos en condiciones lamentables, por el simple hecho de que siempre hay alguien dispuesto a aceptar lo que sea con tal de poder llenar una nevera en sus casas, obligandoles a cometer ilegalidades que les podrían costar muchísimo dinero, la cárcel e incluso la propia vida mientras el miserable empresario se lavaría las manos cual Pilatos diciendo, e incluso mostrando papeles: “Que lo hizo porque le dio la gana, que en esa empresa se cumple la ley”. Mientras la autoridad -que cada cual la llame como quiera- que tiene competencia para controlar esto y que caiga todo el peso de la ley sobre esas empresas, mira para otro lado, preocupada únicamente en los resultados económicos del país. Resultados que tan solo ellos ven y que acaban -como siempre- en los bolsillos de los mismos.

Porque la verdad esconde que entre tod@s tenemos que conseguir recuperar la dignidad perdida en la profesion y conseguir que la sociedad conozca la realidad de nuestro trabajo. No podemos consentir que se nos siga considerando poco menos que unos turistas a sueldo, ni los dueños de ninguna carretera, cuando no somos mas que trabajadores que gracias a nuestro esfuerzo diario, somos el motor para que, esa sociedad que nos ignora, siga funcionando. ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone