DEMASIADOS AÑOS AL VOLANTE.

La semana pasada el sindicato UGT ha solicitado a la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social que se establezcan coeficientes reductores para rebajar la edad de jubilación de los conductores profesionales. Son demasiados años al volante de un camión o de un autobús hasta poder llegar a la hora de jubilarse, actualmente a los 65 años. Esto en un principio, porque con la reforma de la ley de las pensiones esta edad ira aumentando con el paso de los años.

Los que nos dedicamos a esta profesión somos plenamente conscientes de como nos va perjudicando este trabajo a medida que van pasando los años. Son demasiadas las enfermedades que conlleva la carretera. Problemas de espalda y de cervicales, fatiga, alteraciones del sueño, obesidad, estomacales, etc; aparte de un aumento considerable de la tasa de mortalidad como consecuencia de un aumento del envejecimiento superior a los de otras profesiones. Ademas, para colmo de nuestro males, muy pocas de estas enfermedades son reconocidas como profesionales y tenidas en cuenta como tal.

La noticia de esta petición de sindicato UGT ha pasado “de puntillas”, no ya solo en los medios de comunicación. Algo que viene siendo normal, si tenemos en cuenta la escasa o nula atención que prestan estos al mundo del transporte; también paso sin pena ni gloria entre nosotros los conductores. Como si no tuviera importancia en nuestras vidas, cuando es justamente todo lo contrario. Deberíamos ser nosotros los que lucháramos con todas nuestras fuerzas porque ademas de sernos reconocidas las secuelas como propias del trabajo y tenidas en cuanta por los tribunales médicos, consiguiéramos también que nos fuera adelantada la edad de jubilación.

La nuestra no es una profesión que deba ser regulada como cualquier otra a la hora de hablar de enfermedades profesionales o de jubilación. Las exigencias de la misma son muy superiores a la media de cualquier otra. No ya solo porque las horas de trabajo efectivo (conducción) sean muchas mas, también lo son, y mucho, las de presencia y disponibilidad. Así como los constantes cambios de horarios de comidas y de horas de descanso. Nuestro trabajo no puede ser regulado, por tanto, como si se tratara del que realiza un oficinista, o el empleado de una fabrica, por poner un par de ejemplos.

Debemos luchar todos por conseguir que como mínimo nos pudiéramos acoger a la jubilación a los 60 años, con las mismas garantías económicas que quienes se acogen a ella ahora con 65. Ademas de pelear por que nos sean reconocidas las enfermedades profesionales como consecuencia de nuestro trabajo. Este es un tema demasiado serio como para que no lo tengamos en cuenta. Aquí ya no se trata de unas demandas normales, estamos hablando de algo muy importante, nuestra salud y nuestras vidas. Por lo tanto tendremos de ser nosotros los que llevemos la iniciativa en las mismas y conseguir del gobierno la reforma de las leyes que sean necesarias. Profundizando, mas si cabe, en la petición inicial del sindicato. ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone

Un mensaje en “DEMASIADOS AÑOS AL VOLANTE.

  1. Me dan ganas de comprar una docena de cohetes .por fin alguien pensando algo en lo que me creía que estaba solo y cuando lo comentaba en compañía de otros como casi siempre me miran extrañados. Al parecer ya se empieza a tomar conciencia de nuestras enfermedades profesionales eso sí como en todo habrá su picaresca pero de veras me alegro de no pensar que era el único que al parecer y “estar o parecer sano” espero también que si esto llegase a buen puerto se tuvieran jubilaciones tan dignas como en otros colectivos en los cuales y por dichas enfermedades profesionales tienen amén de que las mutualidades de las empresas no se dediquen simplemente a echar la pelota a otros tejado

Cerrado a comentarios.