CARTAS DESDE LA CABINA: A LOS EMPRESARIOS.

A cualquier empresario: Como no podía ser menos, también entre los empresarios del transporte hay de todo, y de todas las clases. Desde el grande, pasando por el mediano, hasta llegar al pequeño. Pero aunque a simple vista pueda parecer que todos ustedes son iguales, que tan solo buscan los beneficios, no es así en justicia. Los conozco que empezaron de la nada, con mucho esfuerzo hace muchos años, con un camión fueron creciendo, pero también los hay que mas les valdría dedicarse a otra cosa. La palabra empresario tiene su origen en la de emprendedor. Que es iniciar nuevos proyectos, con la meta de crecer, contando con las personas que tienen a sus cargo, haciéndoles participes de sus ilusiones empresariales, tratando a los trabajadores como personas, tal y como se merecen, rodeándose de los mejores y respetando sus derechos pagandoles un salario justo, e invirtiendo parte de los beneficios en el crecimiento y desarrollo de la empresa.

Luego están los que se hacen llamar a si mismo empresarios, pero que no lo son, que mas bien parecen industriales, porque tratan a las personas a su cargo como si fueran una maquina mas, a la que explotan hasta el máximo de sus posibilidades, invierten poco o nada, aprovechan los camiones hasta el final, se comportan como tiranos. Son los que recurren a eso de: “Esto es lo que hay, lo tomas o lo dejas”. Se aprovechan sin la menor piedad de las circunstancias propias de una crisis y de las necesidades de supervivencia de los trabajadores. Miran únicamente la cuenta de resultados con continuas bajadas de sueldo, llegando a lo que hoy se conoce ya en el transporte como “la tarifa plana”, un sueldo bajo, con las exigencias de uno alto.

Estos últimos siempre han sido capaces de imponerse en un mercado tan atomizado como el del transporte.  Pero reventando precios, en guerra continua con otros que son como ellos, por quitarse mutuamente clientes. Bajándose los pantalones hasta las rodillas y mas abajo. Echando a otros la culpa de la situación del transporte, pero sin reconocer nunca que ellos colaboran constantemente a que el mismo continué empeorando. Subcontratando con otras empresas las veces que haga falta, aumentando los beneficios y obligando al pequeño a trabajar a precios ruinosos.

Luego suelen quejarse de que hablan mal de ellos en el mundo del transporte, que su mala fama es infundada. Entre estos se incluyen los que, llevados por esa avaricia de tener mas beneficios cada año,convierten lo que en su día fue una empresa pequeña en una de las grandes. No dudan en deslocalizarlas, sus camiones circulan por las carreteras con una mezcla de matriculas, como barcos piratas sin bandera ni patria. Aprovecharon los años de escasez de conductores para recurrir a los de países del Este, a los que pagaban menos. Ahora con la crisis continua actuando igual o peor. Convirtieron el transporte en una jauría donde cada uno va lo suyo, tan solo por sobrevivir. Pero continúan aprovechándose de esa imagen de empresa grande para atraer a nuevos trabajadores que no saben la realidad que hay dentro de las empresas para convertirles en los nuevos esclavos del siglo XXI.

Les da igual que un camión suyo termine accidentado, todo esta debidamente asegurado, lo suyo por supuesto, mientras dejan a la familia del conductor desamparada. No tienen un mínimo de humanidad. Precisamente por lo dicho anteriormente, para ellos el trabajador es una pieza mas que sustituirán inmediatamente por otra. Les basta con acudir al montón de solicitudes de trabajo que acumulan.

Hay otra clase, que se podría denominar pequeños, que se comportan como si fueran grandes empresarios, pero solo en apariencia, desde dentro son como los anteriores, actuando de la misma forma. Ya sabemos que lo malo es mas fácil de copiar. Entre estos también los hay que aun mantienen una dignidad personal y profesional por intentar ser honrados y auténticos empresarios, pero a merced de un mercado salvaje como este en el que nos movemos.

Soy plenamente consciente de que me quedo muy corto en este articulo, que da para mucho mas, pero esta no es mas que una definición en general del empresario. Tanto del bueno, y admirable en muchos sentidos, como del regular, del malo y del peor de todos. Como siempre para mis compañeros al volante ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone

Un mensaje en “CARTAS DESDE LA CABINA: A LOS EMPRESARIOS.

  1. Yo ya conocí alguno que lo que deseaba era que se le mataran sus chóferes para poder cobrar del seguro de vida que nos hacían firmar para el caso.

Cerrado a comentarios.