Y MIENTRAS TANTO….

En esta España nuestra somos mucho de mirar hacia otro lado, como si aquello que nos rodea y nos perjudica constantemente en el día a día se fuera a solucionar por arte de magia, pero no, de eso nada… y mientras tanto, aquellos que dirigen nuestras vidas y destinos están a lo que les interesa. Porque mientras millones de personas se sientan ante los televisores para evadirse de sus problemas cotidianos, observando, entre abducidos y atónitos las miserias de personajillos de tercera, incapaces de juntar en una frase comestible sujeto, verbo y predicado. Aquellos que siempre están preocupados de beneficiarse económicamente a costa nuestra, hacen de las suyas.

Ya sean políticos, dirigentes de grandes multinacionales, presidentes o secretarios generales de asociaciones, sindicatos, y cualquier otro organismo de los que depende -y mucho- nuestra realidad y nuestro futuro. Pero nosotros, el pueblo llano, da igual que seamos empleados de cualquier sector, autónomos o desempleados; en lugar de luchar por defender lo nuestro saliendo todos los días a las calles para pedir justicia, honradez y buen gobierno, hacemos justo lo contrario. Eso si, quejándonos en publico y privado somos campeones del mundo, mientras nos la meten doblada una y otra vez. Nos invaden con noticias y mas noticias de corrupción, morbo y polémicas convenientemente creadas, para despistar al personal y que se centre en lo que les interesa a ellos mientra la situación empeora.

Debates sobre nacionalismos para despertar el falso sentimiento patrio sobre fronteras imaginarias que provocan enfrentamientos. Pero nada de la realidad, del paro, la corrupción y las consecuencias de una crisis  que nos continua golpeando a los de a pie. Vendiéndonos datos manipulados convenientemente de encuestas diseñadas a medida. Fuegos artificiales de una recuperación económica que siempre llega y llena de beneficios a los mismos de siempre. Aquellos que saben sacar provecho de políticas neoliberales que defienden y promocionan.

Vivimos en una sociedad que genera tantas noticias por minuto incapaces de ser debidamente digeridas para que podamos actuar en consecuencia. En esta España nuestra somos tan pasionales que somos capaces de pelearnos a tortazos con el de al lado por un quitame allá esa bandera. Pero no sabemos reflexionar juntos por unirnos para defender los problemas comunes que tenemos. Que son muchísimo mas similares de lo que nos parece. Capaces de alegrarnos de las desgracias ajenas sin darnos cuenta de que los siguientes podemos ser nosotros. Y mientras tanto mas de lo mismo. Como en la antiguo y corrupto imperio romano, circo y pan para el pueblo mientras los gobernantes entre bambalinas hacían y deshacían a su antojo.

Que si, que en el transporte, para no ser menos, pasa lo mismo. Sabemos las soluciones, pero rápidamente saldrá el agorero con la típica frase de: “No hay nada que hacer, esto es una mierda y la batalla esta perdida antes de empezar”. En lugar de luchar por esas soluciones. Luego, cuando menos te lo esperas, un compañero a punto casi de jubilarse, te dice que le da pena como esta el transporte; que donde esta la juventud y esa nobleza y carácter de la que hacíamos gala. Que hemos tirado la toalla antes de pelear. Que le da pena, no ya por el, por los que vienen detrás. Que menudo futuro nos espera si seguimos consintiendo tanta ruina. Que donde se ha quedado el compañerismo. Que lo hemos dejado por la carretera con las prisas y la avaricia engañosa de intentar quitarle el pan a otros compañeros, cuando el enemigo siempre ha sido otro.

Da pena que hoy sea -aparentemente- mas importante llevar un bonito camión, que llevar un buen sueldo a casa. Vivir mas pendientes de mundos irreales mientras seguimos empeorando, que de intentar cambiar las cosas. Es mas, no faltan quienes te llaman loco si lo intentas. Utopía dicen, ignorantes ellos de que muchas cosas de las que hoy son realidad fueron una utopía en su día. Jamas habrían sido lo que son si no hubiera habido personas empeñadas en que dejaran de serlo. No es idealismo, es la realidad. Una realidad que viene a cuento después de observar una fotografía de 1964 en la que 6 jóvenes que trabajaban doce horas diarias de lunes a sábado y 50 domingos al año decidieron un día que había que unirse para cambiar las cosas y lo consiguieron. Hoy la jornada laboral es de 40 horas semanales (al menos en la ley) y hoy 51 años después las cosas han cambiado con respecto a aquella década y no lo hicieron por si solas. Pero si no hacemos nada es muy posible que volvamos para atrás. Es mas ya estamos haciendo el camino mientras seguimos mirando al circo previamente diseñado para distraernos. ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr1Share on Google+0Email this to someone

3 mensajes en “Y MIENTRAS TANTO….

  1. No hay comentarios.
    Claro que más se puede decir ?
    Es el momento de hacer.
    Gracias compañero por decir lo que muchos callamos.

  2. Recuerdo allá por 1990, un paro que montamos desde Sintrabi, y a algunos nos costó calabozo. Eramos jóvenes, teníamos ideales, y teníamos ganas de cambiar las cosas y razones. Cuando arrancamos de nuevo, recuerdo a muchos “transportistas” que me dijeron de todo menos guapo, porque aquello, según ellos, no había servido para nada, que éramos unos irresponsables y unos locos, y que toda la vida el transporte iba a seguir igual. Mirando hacia atrás con la experiencia de los años, y de los kilómetros, tengo muy claro que aquello en lo que yo colaboré a mi me sirvió para mucho, me izo ver el compañerismo de verdad, la soliralidad de los compañeros, y la unidad en la lucha, eso es impagable e inolvidable, alguno se acordará de aquellos años. Buena ruta.

  3. No se si lo conte por aqui,pero es mi diagnostico ,solucion no tengo de momento,lo escribi en tantos sitios lo dije en tantas reuniones lo expuse en tantas convenciones que ya ni se, si me repito o estoi contando una mentira que ya yo solo me creo.
    Cualquier colectivo ,hablando de los asalariados,empieza de aprendiz durante un año o dos segun su capacidad de aprender,en caso de mecanicos,los pongo como ejemplo porque todos nos relacionamos con alguno en nuestros tiempos de mantenimiento y taller,tienen normalmente al lado un oficial que le explica como se cambia el aceite, como se cambia una rueda ,etc,pero tambien le enseña que a las 8;00 se cierra el portalon ,pese a quien pese,los sabados por la tarde no se trabaja y los domingos son sagrados,solo se sale en caso de emergencia y cobrando un servicio 24 h. Aqui en nuestra profesion por desgracia cualquier señor que haya quitado hace 30 años en la mili el carnet,llega y con 15 dias de viaje con el mas lameculos de la empresa y un gps en el movil,ya es tan porfesional y cobra tanto como yo con 25 años de profesion y una media de 3.000.000 de km.¿quien le enseña? ¿como aprende?,pues con un señor empresario con un movil acosado por las letras que buenamente le paga un salario a fin de mes y que ole a sus co…,a su coraje,consigue ir ,no salir ,ir hacia delante trampeando entre imanes, jornadas de explotacion que incluso rozan el delito,portes en b etc. Pero no le echemos la culpa ,ese empresario seguramente trabaja para dos clientes o tres ,incluso cuatro,lo contrario de lo que hace la antigua telefonica ,o cualaquie compañia electrica, cuando suben los precios pueden perder un 10% de clientes sin que la cuenta de resultados varie,lo que le suben al otro 80% compensa con creces la perdida.Ese empresario no puede perder un 10% si tiene dos o tres .Con que argumentos me presento yo ,como autonomo que soy delante de los dos clientes que tengo y les digo que les incremento la facturacion por el sevicio que les estoy prestando,me dicen que no, y que les digo que no trabajo mas para ellos,que cambio,¿por quien, a donde voy?.Como cambiarlo pienso que cobrando en destino y antes de descargar ,quie dice cobrar ,dice haciendo la factura ,tanto autopista ,tanto gasoil,tantas horas,etc,un albaran usted me lo firma porque he llegado y procedemos a la descarga si esta de acuerdo,lo hacen los taxis,los autobuses ya cobran al de entrar,los bares y restaurantes,etc.
    Es triste que los grandes cargadores y grandes superficies pongan en riesgo a los demas usuarios de la via,como dicen nuestros amigos de la dgt, con exigencias absurdas,pero mas triste es que un profesional no conozca donde estan sus limites legales y morales. ¡Sera que ya no quedan profesionales?
    un saludo buena ruta

Cerrado a comentarios.