PREOCÚPATE DE TU VIDA.

Cada día me sorprende mas la facilidad que tienen algunas personas para juzgar a la ligera las vidas ajenas a las primeras de cambio. Por supuesto no podía ser menos en el transporte. Esa tendencia a meterse a hacer las cuentas de los demás, adelantando juicios de valor, como si de ellos dependiera el futuro de otros. Presumiendo e incluso riéndose, si hace falta, de los compañeros. Dando por sentado situaciones que solo están en su mente. Burlándose de quienes tienen un problema o acuden a las redes sociales pidiendo ayuda. Pasando por encima de la solidaridad que imperaba en este trabajo.

Suelen ser personas frustradas hasta el extremo en sus vidas propias. Amargados interiores de sus propias existencias, que callan cual secreto oculto sus propias desgraciadas vidas, que en la mayoría son mas publicas de lo que ellos creen. Por mucho que se escondan detrás de perfiles falsos; incapaces -incluso- de poner en los que son auténticos el mas mínimo dato sobre su vida laboral. Como si se avergonzaran de su profesión. Pero eso si;  se auto-evaden, engañándose a si mismos sin perder tiempo en juzgar sin la menor reflexión intermedia las vidas ajenas. “Que si vaya camión que se ha comprado fulano, que de donde sacara el dinero porque no hace tampoco tanto estreno plataforma nueva, mira tu por donde con la crisis que hay en el transporte y andando como muchos al enganche y cobrado como el resto”. Mientras ellos, pobres desgraciados, siguen arrastrando la chatarra por la carretera, con el miedo pegado al retrovisor por si pierden una ballesta del conjunto que parece un orquesta rodante.

Seguramente, a muchos les sonara este ejemplo. Pero una cosa me llama poderosamente la atención. Ninguno de los que critican, entre envidia, resentimiento amargado, las consiguientes pajas mentales y todo lo demás -ninguno decía- se muestra solidario, dispuesto a ayudar, aunque solo sea moralmente y aconsejar en la dirección adecuada. Al contrario, pasan inmediatamente a la burla, al comentario cargado de resentimiento. Recomendando acciones violentas. Entrando en las vidas ajeas sin el mas mínimo conocimiento de la realidad. En lugar de alegrarse de las mejoras de otros compañeros.

Luego están los otros, los hacedores del patrón ajeno. Los que se comportan cual serpientes criticas y envidiosas, pregonando a los cuatro vientos las cuentas ajenas que tan solo están en su mente. Imaginado en otros lo que ellos hubieran hecho si estuvieran en su caso. Equivocándose siempre casi al ciento por ciento, porque si hubieran hecho con sus vidas lo que recomiendan en otros no se encontrarían en la situación en la que están. Sencillamente porque se comportan con cobardía permanentemente. Envalentonados cuando no tienen a los jefes delante. Presumiendo de que son mas cojonudos que nadie y que solo ellos le ponen las pilas, cuando la realidad es muy diferente. Son los primeros que se bajan los pantalones y le hacen la pelota con tal de estrenar un camión nuevo. Ignorantes ellos, sin darse cuenta de que lo van a pagar con su trabajo.

Los que parecen mas peleones que nadie en publico, cuando en realidad contratan viajes tirando los precios y a base de arrastrarse allá donde haga falta con tal de conseguirlos y pasar por encima de cualquier compañero si hace falta. Pero eso si, se preocupan mas de las vidas ajenas que de las propias. Quizá para evadirse de su propia realidad, que suele ser lamentable. Da pena, a veces, en lo que se ha convertido esta profesión. No es pesimismo. Es una realidad que veo. Ese vivir mas de cara a la galería, mas preocupados por las vidas de otros. Parece que es mas importante la exibicion publica que preocuparse por intentar solucionar los muchos problemas que nos aquejan. Como siempre ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr1Share on Google+0Email this to someone

3 mensajes en “PREOCÚPATE DE TU VIDA.

  1. Gran razón Sr. Julio. Llevaba 17 años apartado de la ruta internacional, no del camión. He vuelto de nuevo y el cambio que veo es bestial. Una pena, ahora mismo todos somos víctimas de esos comentarios y San Benitos otorgados a nuestras espaldas. Vergonzoso.¿ Desapareció el compañerismo?, quiero creer que no. Gracias por su tiempo!

  2. Hola gran comentario acabo de dejar un grupo por lo que tu acabas de comentar gracias amigo y buena ruta

Cerrado a comentarios.