¡A VER SI NOS ACLARAMOS!

Vamos a ver “colega” si nos aclaramos de un vez. Esta muy bien eso de opinar, de montar la correspondiente polémica, de provocar la ostia de comentarios, de buscar protagonismo, aunque sea a fuerza de tocar las narices, si, no me lo niegues; mientras de partes el culo de risa en el sofá. Pero hay ciertas cosas que caen por su propio peso. No pidas a los demás que hagan algo que tu no haces. No des por supuesto situaciones que, tan solo, están en tu mente retorcida. No les digas al resto lo que tienen que hacer, cuando tu eres el primero que no lo hace. En definitiva, no vivas vidas ajenas.

Ya te vale eso de hacerte, cada diez minutos, treinta pajas mentales. Que en eso somos muy dados en este país nuestro. Mira: Aquí se pasa de Ángel a Demonio en menos que canta el gallo de mi vecino. Porque somos mucho de héroes y de villanos, de entronar y enterrar a las primeras de cambio. No critiques generalizando, porque corres muchísimos riegos de equivocarte. No des por hecho aquello que tan solo esta en tu mente. Pero, sobre todo, no te vistas con ese aura de pureza y de inocencia. Que aquí, en esto del transporte, todos, en mayor o menos medida, somos culpables. Unos por hecho, otros por derecho, los mas por seguir la corriente al resto y hacer lo que veíamos en otros, incluso con mas ahínco, y así todo.

Que estamos como estamos por nuestra culpa, únicamente por la nuestra. No mires hacia arriba, ni hacia abajo. Que a los de arriba, esos que nos están jodiendo a diario, a ellos los hemos puesto entre todos, unos votandoles, otros no, pero como manda la regla básica de la democracia, pues eso. A los que vienen por abajo, a esos, les estamos enseñando, desde que empiezan, a desconfiar del resto, no me lo niegues. Somos los primeros en ponerles sobre aviso de lo que hay en el transporte. Que esta es una selva en la que todos vamos a devorar al contrario. Luego, eso si, nos reunimos en bares y en grupos, entonamos eso de: “Esto es una mierda”, que si: “Lo están jodiendo entre fulanos, meganos y perantanos”, Pero nunca tenemos la honradez personal suficiente para decir: “Esto nos lo hemos cargado entre todos”, que si, que aquí viene muy bien eso de: “El que este libre de pecado que tire la primera piedra”.

Así que a ver si nos aclaramos de una vez. No vale decir, por ejemplo: “Que los sindicatos no hacen nada y son una mierda”. Cuando son los propios militantes de los mismos, y los trabajadores, los primeros en no moverles del sillón, en no exigirles que cumplan con creces su cometido. Como tan poco me vale eso de: “Los que están al mando en el Comité Nacional de Transporte por Carretera solo defienden lo suyo, a los grandes”, Sencillamente porque, que yo sepa, nadie les puso en el lugar que ocupan por Real Decreto. Alguien les tuvo que elegir, alguien delego en ellos las tarjetas de transporte. ¿Porque? Lo desconozco, yo solo soy un conductor asalariado, pero seguramente que fue por interés propio y ajeno.

Luego, por esa simple regla de tres, tienen que ser los dueños y señores de esas tarjetas los que les espabilen y le obliguen a mover el culo de sus cómodos sillones. No me vale eso de echarles por la tremenda. Hay unas reglas, justas o no, pero las hay, y hay que cumplirlas o cambiarlas. Pero si alguien pretende relevar a alguien por su incompetencia, primero tiene que presentar un proyecto solido y consistente, que sea atractivo para aquellos que lo tienen que respaldar. Porque, de lo contrario, suena a un simple “Quítate tu para ponerme yo”. Provoca desconfianza, genera confusión y da la impresión de que va a ser algo así como: “Cambiar para que todo siga igual, o peor”

Por lo tanto, vamos aclarándonos, dejando muy clarito, quien es quien, a que aspira, que pretende, en base a que, y con que argumentos. Sin demagogia barata. Que lo que el transporte necesita, no es tan solo la movilización de todos, y una autentica revolución, por dentro, por fuera, por arriba y por abajo. También necesita, y mucho, de sabia nueva, de hacer las cosas de otra manera, de gente honrada a carta cabal, dispuesta a mojarse lo que haga falta y mas. Pero por el bien del colectivo, nunca por el propio. Que en esta España nuestra somos muy dados al cambio radical, a gustarnos poner a caer de un burro al enemigo. Pero luego, cuando se toca poder, se da un cambio de 180 grados; ya se ve de otra manera, se emborracha uno de demagogia barata, se traiciona a quien confió en ti, y nos gusta eso de que nos adulen, apoltronarse, y vivir del resto. Eso, “colega” no son formas. Repito, que hace falta gente legal, que la hay, y mucha, pero que rindan cuentas permanentemente a quienes les eligieron, que no se beneficien ¡JAMAS! del resto, y a las primeras de cambio, cuando traicionen, fuera sin mas contemplaciones. Como siempre ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone

2 mensajes en “¡A VER SI NOS ACLARAMOS!

  1. Ese es el problema de escupir hacia arriba. Que tarde o temprano te vuelve a caer y se tiende a esquivar la salpicadura

  2. Tienes razón en alguna de las cosas pero hay que reconocer que la patronal es la que envenena y manipula a Autónomos y conductores propios. Hay que creer en Sindicatos de transporte que son los únicos que pueden conseguir que se reconozca nuestra profesión. No podemos ir cada uno por un lado.

Cerrado a comentarios.