VIVIMOS TIEMPOS DIFÍCILES.

Vivimos tiempos difíciles, en los que cada día parece importar menos la vida de las personas y mas los intereses económicos, políticos y empresariales. Tiempos en los que da la sensación de que se están perdiendo aquellos valores que formaban parte de nuestras vidas y nuestra forma de comportarnos. Diariamente asistimos, casi impasibles, a tratos denigrantes a los trabajadores. A presiones de las empresas que imponen su criterio por encima de la ley obligando a los trabajadores a cometer ilegalidades con el único fin de conseguir sus propósitos, sin importarle lo mas mínimo que se ponga en grave riesgo la vida de esos trabajadores, que muchas veces se ven obligados a cometerlas ante la amenaza de perder sus puestos de trabajo.

Ademas se aprovechan descaradamente de la crisis actual y de las necesidades de los desempleados para imponer sus exigencias. Cuentan con la seguridad de que siempre habrá alguien dispuesto a aceptar sus reglas llevado por la necesidad imperiosa de trabajar y de llevar un trozo de pan a sus casas. Todo esto con la pasividad de unas autoridades que no aplican toda la dureza de la ley sobre estas empresas prohibiendo que continúen en el mercado, precintando sus camiones, sancionandoles duramente y retirándoles sus tarjetas de transporte.

A todo esto hay que sumar la pasividad de unos sindicatos que miran para otro lado, acomodados en sus puestos de liberados sindicales y ajenos a una realidad, sin hacer efectiva su verdadera función, que no es otra que la defensa de los trabajadores. También es cierto que estos últimos no ejercen la presión que deberían sobre sus representantes sindicales para que defiendan sus derechos como se merecen. Limitándose únicamente los sindicatos a la defensa judicial de las demandas de los trabajadores, pero poco mas.

En estos tiempos difíciles que vivimos se hace mas necesario que nunca que los trabajadores busquemos la forma de unirnos en la defensa de nuestros derechos. Tenemos que dejar a un lado los personalismos, ese egoísmo que nos encierra en eternos debates, en creernos en posesión de la verdad absoluta, sin reconocer nuestros propios errores que nos han llevado a la situación actual. Tenemos que tomar conciencia de que la solución a todos nuestros males tiene que salir de nosotros mismos, de esa unión tan necesaria para conseguir unos objetivos que no tienen porque ser inalcanzables. Debemos abandonar ese pesimismo que nos tiene atados. No sirve ya el tan manido: “Esto no tiene solución”.

Sencillamente porque si no lo intentamos nunca sabremos si son posibles las soluciones. Nos tiene que quedar, al menos, la satisfacción de haberlo intentado. Pero si después de intentarlo fracasamos, deberemos recapacitar sobre los errores y aprender para intentarlo de nuevo. Que nadie nos tenga que reprochar que renunciamos a la lucha por nuestros derechos. De lo contrario caminaremos lentamente hacia una degradación de la profesión que nos llevara a condiciones de esclavitud y a la perdida de nuestra dignidad como trabajadores. No podemos dejarnos arrollar por los tiempos difíciles de esta crisis, que nosotros no hemos provocado, pero que estamos pagando duramente sus consecuencias. ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone

Un mensaje en “VIVIMOS TIEMPOS DIFÍCILES.

  1. Eso esta muy bien pero cuando te sale algún SUBNORMAL que te dice que porque no lo hicistes cuando estabas trabajando pues te dan ganas de mandarlo a tomar por el culo si yo lo puedo hacer ahora es porque 1 como jubilado que estoy no me pueden coaccionar.2 como conozco muchas empresas que se lo que hacen como puede ser carrion, paconsa (ahora primafrio) llacer y navarro, frioejido, frioalmeria,frioalquerias, y muchos más que ahora mismo no se me vienen a la cabeza pues no tengo ningún problema en que puedo salir incluso en la televisión y hablar.pero ya te digo salió uno de Barcelona diciendo que porque no lo hice cuando estaba trabajando que a toro pasado encima AUTÓNOMO y trabajando en correos

Cerrado a comentarios.