Los camiones a las autopistas y los camioneros.. ¡¡Qué se busquen la vida!!.

@Camioneroleones.- Los camiones a las autopistas… y los camioneros que se busquen la vida. Este podría ser perfectamente el pensamiento del Ministerio de Fomento y de sus responsables, cuando decidieron que había que desviar el tráfico de camiones por las carreteras nacionales a las autopistas.

Lo digo con pleno conocimiento de causa. Sobre todo después de circular con el camión este pasado miércoles por la AP-7, desde Tarragona hasta Valencia. Era ya entrada la noche, con lo cual me coincidía la hora de cenar. Así que decido hacerlo en alguna de las áreas de servicio de esta autopista.

Lo intento en el área de servicio de Benicarló en el que hay un restaurante de la cadena Autogrill. Es imposible, hasta la bandera de camiones, con muchos compañeros que no han conseguido otro aparcamiento que no sean los carriles de deceleración y el de aceleración de salida del área. Así que no me queda más remedio que intentarlo en la siguiente, en este caso la de La Rivera en la que hay otro restaurante de la misma cadena.

Al igual que la anterior, está completamente llena de camiones, son más de las 22:30, así que aparco como puedo y cruzo la pasarela hacia el restaurante, que se encuentra en dirección a la capital catalana, con la esperanza, pienso inocentemente, que como consecuencia del desvío obligatorio de los camiones, aún no haya cerrado la cocina del establecimiento y pueda meter en el cuerpo algo de comida caliente.

Son las 22:46 cuando entro en el local. Me dice el camarero que la cocina ya está cerrada y que lo único que puedo cenar es un bocadillo y poco más. No me queda más remedio que aceptar un bocadillo, que por la pinta que tiene, lleva muchas horas preparado, un yogur, un agua mineral pequeña y un café. Me dice que con la tarjeta del “Club de los grandes” de Autogrill me cobrará más barato. ¡Vaya con lo barato!, 12,36 euros y mal cenado, si a eso se le puede llamar cena.

Todo esto viene a cuento, de que los “inteligentes del Ministerio de Fomento”, junto con la consiguiente “bajada de pantalones” de las asociaciones de transportistas, que aceptaron y consintieron el desvío de los camiones a las autopistas, sin haberse preocupado antes de que los conductores de esos camiones dispusieran de los servicios adecuados, pensaron eso de: “Los camiones a las autopistas … y a los camioneros que les den”.

Pero no se dan estos casos únicamente en la AP-7, tres cuartos o más, sucede con la autopista AP-68 desde el desvío obligatorio en la localidad riojana de Navarrete hasta la navarra de Tudela. Con el agravante de que las áreas de servicio de esta autopista, son mucho más pequeñas y hay restaurantes que cierran sus puertas a las 23 horas.

Ahora me entero que como a partir del 30 de este mes de Noviembre, la autopista AP-1 pasará a ser gratuita desde Burgos, los hosteleros de la zona que tienen sus establecimientos en la N-1 están dispuestos a manifestarse porque temen la pérdida de más de 300 empleos con esta medida. Mire usted por donde, ahora descubrimos que los camioneros también parece que “tenemos que sentirnos responsables en cierta medida” de esta pérdida de puestos de trabajo.

Aunque haciendo honor a la verdad, sé de algún restaurante que está en esta carretera nacional que le viene al pelo la medida, sobre todo cuando decía que le molestaban los camiones en el aparcamiento de su restaurante porque le quitaban espacios para que pararan los turistas. Incluso, en una ocasión, uno en Santa Maria de Ribarredonda tuvo la osadía de echarme a las doce de la noche del aparcamiento porque el ruido del frigorífico molestaba a los huéspedes de su hostal, a pesar de estar aparcado lo más lejos posible.

Pero lamentablemente, una vez más, tenemos que ver como, para nuestra desgracia, España sigue siendo diferente y lamentable en muchos aspectos. Echaron a los camiones a la autopista porque, según los habitantes de los pueblos y de otros ignorantes, somos los culpables del incremento de los accidentes en las carreteras nacionales.

Pero no se preocuparon lo más mínimo en pensar que también los camionero somos personas. Que formamos parte de un sector primordial e imprescindible para la sociedad. Que necesitamos aparcamientos adecuados, seguros y con los servicios necesarios para poder alimentarnos, asearnos y descansar, para poder continuar realizando nuestro trabajo. Porque jamás han pensado que durante las 24 horas del día, los 365 días del año (366 si es bisiesto) siempre hay camiones circulando por las carreteras.

Aunque como siempre, parte de la culpa es también nuestra, porque esta división cerril que impera entre nosotros, nos impide en esta España nuestra, plantarnos y negarnos a seguir trabajando hasta que no contemos con áreas de servicio adecuadas a nuestras necesidades diarias, entre otras reivindicaciones. Como siempre ¡¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Foto: Archivo

José Buenaventura Durruti Dumange, “Durruti” Una vida de lucha. (I)

Hoy, 19 de noviembre de 1.936, hace ya cinco días que he llegado a la ciudad de Madrid con mis fieles hombres. He de confesar que no eran muchos, apenas unos tres mil quinientos. Pero es justo decir que son bravos y valientes en el frente de lucha, y que valen como si fueran diez mil soldados.

He venido a luchar en este frente porque la camarada Federica Montseny me lo pidió insistentemente, hasta conseguir convencerme. Ya que este frente de Madrid estaba pasando por serias dificultades frente a los ataques del ejército rebelde que se alzó contra la legal República. Hacían falta hombre que le plantaran cara a los fascistas. Así que aquí estoy, luchando con mi columna que lleva el nombre de mi apellido, en las cercanías de la ciudad en la zona universitaria.

Este jueves de noviembre me he levantado despues de dormir poco más de cuatro horas. No se porqué desde que me desperté me corre por el cuerpo una extraña sensación, no es miedo, ni mucho menos, es, no sé como contarlo, como si tuviera el presentimiento cierto de que no sobreviviré a la batalla de hoy. No creo que tenga edad como para morir, mis cuarenta años considero que son muy pocos para abandonar este mundo. No puedo morir sin haber luchado hasta el último momento en el que vea nuestra victoria sobre el ejército rebelde. Pero ese presentimiento de la muerte cercana no deja de rondarme en la cabeza.

Yo, Jose Buenaventura Durruti Dumange, nací en Leon, como el segundo de mis ocho hermanos, el 14 de julio de 1.896 en León. Mis padres eran Santiago Durruti, un trabajador ferroviario, y Anastasia Dumange. En una tierra llena de hombres de honor, duros como su clima invernal, pero que hacen valer su fama de constantes, por mucho que equivocadamente se les llame, no sin cierto desprecio e ignorancia, “cazurros”, un apodo que en realidad significa algo muy diferente al que los leoneses deducimos de este calificativo, ya que interpretamos que un “cazurro” es una persona obstinada que se empeña en ser constante hasta conseguir lo que se propone.

Mi padre era un ferroviario, un hombre trabajador y honesto, consecuente siempre con sus ideales socialistas. Muy activo en las luchas obreras a lo largo de su vida, preocupado siempre por mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, explotados siempre por patrones sin escrúpulos que trataban y tratan a los que tienen a sus órdenes como si, en realidad, fueran sus esclavos.

Pero para desgracia, de mi padre y sus compañeros de lucha, no eran muchos los que tenían sus mismas ideas. La mayoría se conformaba con malvivir con un sueldo miserable y con los mendrugos de pan duro que se llevaban a la boca la mayoría de los días. Casi siempre acompañado de un plato de agua sucia y maloliente al que llaman con falsa ilusión sopa. Por lo tanto era muy difícil para ellos defender sus ideas, cuando lo hacían se enfrentaban a perder varios días de sus sueldos o, en los casos más graves, a la perdida del empleo. Aquellos eran años mucho más difíciles que estos de ahora, y cuidado, que estos también lo son, y mucho.

Continuará….

 

 

Restaurantes de carretera: Los camiones como reclamo

@Camioneroleones.-

Cuando llegan fechas veraniegas, sobre todo en este mes de agosto, aunque es de justicia decir que también durante el resto de año; los profesionales del transporte por carretera, tenemos que ver con cierta indignación como son utilizados nuestros camiones, más que nunca, como reclamo para los conductores que se dirigen a disfrutar de sus vacaciones, puentes o festivos; llegando a ignorarnos e, incluso, tratarnos con desprecio en muchos restaurantes de carretera.

Esos restaurantes que, el resto de año, sus dueños nos acusan de utilizarlos como aparcamientos, de ser muy pocos conductores los que desayunan, almuerzan, comen o cenan en sus instalaciones. Nos apuntan como alguien que ensucia los aparcamientos, sin entrar para nada al establecimiento. Es de justicia reconocer, que en muchos casos tienen razón, pero quizá desconocen, o no quieren reconocer los motivos.

La crisis economica que atravesamos desde hace años, se ha cebado, y mucho, en los sueldos e ingresos de camioneros, autónomos y pequeños empresarios, que estamos a diario en la carretera. Cuando pasamos de la peseta al euro el 1 de enero de 2002, misteriosamente y sin explicaciones convincentes, pasamos a sufrir unas subidas impresionantes en los precios. De precios de menú del dia de 1.000 ó 1.200 pesetas pasamos a 9, 10, 11 e incluso 12 euros. De pagar por una botella de agua 100 pesetas, a 1 euro y ahora hasta 2 euros me pidieron el otro dia en un restaurante de carretera de La Mancha. Hagan ustedes, queridos lectores, la cuenta, que a mi me da la risa, por no llorar.

Las bajadas de sueldos, trajeron el que cada día más conductores coman en la cabina, cocinen su propia comida, y todo lo demás. No vamos a entrar ahora en los consabidos conflictos salariales españoles con más convenios laborales que provincias, desde que se aprobó por el anterior gobierno la primacía del convenio de empresa por encima del resto.

Muchos de aquellos restaurantes de entonces terminaron cerrando, porque la crisis posterior al 2008 en adelante, tuvo sus consecuencias. Los hosteleros que creían que nunca iba a llegar la crisis abusaron. Ignorantes de que entre nosotros se corre como la pólvora los malos restaurantes, el mal servicio, los precios abusivos, la falta de seguridad en los aparcamientos, y todo lo demás. Pero por encima de todo, esa visión primitiva y de cortoplacismo de tener horarios de comedor de 13 horas a 15 de la tarde y de 21 horas a las 23 horas. Ignorantes de que un camionero no tiene horarios, por lo que puede necesitar comer a las 6 de la tarde o cenar a la 1 de la madrugada.

Pocos, muy pocos, han sabido darnos servicios de 24 horas. Alguno lo intentó y como en la primer semana no sacaba para la pagar la factura de la electricidad, decidió abandonar, incapaz de esperar al menos un mes para ver resultados.

Cuando llegan las épocas vacacionales del resto de ciudadanos, hay restaurantes que han llegado a decirnos que no quieren camiones en su aparcamiento porque estorban. El pasado mes fue noticia en las redes sociales el caso del restaurante La Hacienda en el kilómetro 273 de la A-6 en Torre del Valle en la provincia de Zamora. El dueño o responsable del establecimiento le dijo a varios compañeros que estaban aparcado que no lo hicieran o que se fueran, no querían camiones porque no dejaban aparcamiento para los coches de los turistas.

Este es solo un ejemplo. Otros lucen en sus carteles: “Restaurante las 24 horas”, ¡Mentira!. La semana pasada paré en uno en la A-4 a las 24 horas y estaba cerrado, -cuyo nombre no recuerdo y mejor olvidarse-, así que lo mejor que puede hacer es quitar el cartel, por lo menos que no engañe. Sin ir más lejos, este pasado jueves me ocurrió algo muy curioso. En el restaurante Los Valles en el kilómetro 15 de la A-52 dirección Orense.

En otras paradas anteriores me dió buena impresión: Abierto 24 horas, la ultima vez a las 2 de la madrugada pude cenar menú del día, el servicio bueno y el precio justo, 11 euros. Pero mire usted por donde el pasado jueves, paré en torno a las 13:30 horas a comer, el aparcamiento ya comenzaba a llenarse de turistas, me senté en una mesa y pedí el menú del día. Poco a poco el comedor se fue llenando, estaban en la mesa de al lado otros 4 camioneros que parecían clientes habituales, sobre todo porque conducían trailers de obra.

Ente el primer plato y el segundo el tiempo pasaba, el reloj corría en mi contra, ya que me esperaban para descargar en la provincia de Orense y posteriormente en la de Lugo. Reclamé al camarero con un gesto el plato y le dije educadamente que tenía prisa, arrugó la cara y despues de unos minutos me lo trajo de malos modos, más pendiente de los ocasionales comensales, a la petición de postre volvió a torcer el gesto, levantó la voz para decirme que no había fruta, pedí una tarta de queso y un cortado. Mientras se alejaba hizo un comentario que me pareció descortés que no llegue a entender, como le miré fijamente se dió cuenta. Resumiendo, cuando me sentaba de nuevo al volante había pasado una hora y 20 minutos.

Esta y otras experiencias, llevan a este titular: Restaurantes de carretera: Los camiones como reclamo. Desgraciadamente en la carretera carecemos de restaurantes y áreas de servicio dispuestas a dar una atención adecuada a los profesionales del transporte. No abren 24 horas, pocas nos aseguran vigilancia de los aparcamientos, muchos nos miran con desprecio y otros el resto del año, cuando no hay turistas, se tienen que conformar con ver pasar los camiones. Cuando paras en ellos el pollo ya es de confianza y hasta habla por si solo, la merluza tiene contagiado el sabor a la ternera de al lado, el pan está reseco y te miran con desconfianza. Una vez uno me dijo que para una cena no iba a dar las luces del comedor, que si quería que comiera en la barra, eran las 9 de la noche.

En fin, este es un tema que dá para mucho. Como siempre ¡¡¡¡BUENA RUTA!!!!. (Foto: Archivo Diario de Transporte)

“Majete”, te van a dar por todos los lados

Estimado, aunque no mucho, Pedro Sánchez, presidente del Gobierno: Espero que, como siempre, me permitas seguir llamándote cariñosamente “majete”, sabes que lo hago con la mejor de las intenciones y que para nada pretendo ofenderte. En fin, a lo que voy. Hoy he sentido la necesidad de escribirte esta carta. Mas que nada porque desde que llegaste a la Presidencia del Gobierno te están cayendo por todos los lados y de todo tipo.

Por mucho que les pese a los chicos del PP, esos que gobernaban antes, y que como dice un viejo amigo: “Que no se nos olvide que son los hijos de los gobernadores civiles de Franco”. Esos chicos del PP, desde que triunfaste en la moción de censura, no dejan de repetir que el tuyo es un gobierno “ilegal”. Se les olvida, interesadamente, que la posibilidad de acceder a la Presidencia del Gobierno por medio de una moción de censura, es absolutamente legal y, como tal, está reconocida en nuestra Constitución.

Pero, claro, de alguna manera tienen que justificarse ante la podredumbre que despiden sus corrupciones, una de las cuales, despues de una sentencia judicial, provocó la situación en la que nos encontramos. Pero maniobras sucias parlamentarias aparte, que salen por boca de los voceros desalojados del Gobierno. A ti te están cayendo “las del pulpo”, día sí y día también. No te queda nada que aguantar “majete”.

Por mucho que la composición de tu gobierno haya gustado a la inmensa mayoría de los españoles. Da igual que tus primeras medidas parezcan acertadas. Te van a estar analizando con lupa cada uno de tus movimientos, y cada dos por tres, te van a recordar que accediste al gobierno apoyado por independentistas y por esos chicos “rojeras” del “coletas”. Vamos, para ellos, los enemigos numero uno de España. Esa España que ellos entienden como la única válida. Tranquilo “majete”, que jamás van a reconocer sus errores.

Da igual que Mariano Rajoy les haya abandonado a su suerte y buscara acomodado refugio en su antigua profesión de registrador de la propiedad. La prueba más clara de su falta total de conocimientos democráticos y de sus practicas, la tenemos en el bochornoso ejemplo de esas primarias para elegir al sucesor del gallego. Resulta sorprendente que en un partido que alardea de tener mas de 800.000 afiliados, solo votaran en las primarias poco más de 60.000. A lo mejor resulta que no tenían tantos afiliados como decían. Pero ademas el espectáculo que han dado es de risa. Mucho me temo que les duraran mucho tiempo aún las puñaladas traperas internas.

Pero a lo que vamos con esta carta. A ti “majete”, te decía que te están dando de todos los colores, hagas lo que hagas. Aunque si me permites un consejo: Ahora es la tuya, échale un par de cojo… y demuéstrales de lo que eres capaz de hacer con tan pocos diputados y con tan controvertidos apoyos. Dales una lección de como se puede gobernar bien. De manera que eso te permita arrasar en las próximas elecciones generales y llevar a cabo de una maldita una verdadera política social destinada al pueblo, y no al gran capital como hasta ahora.

Hazte valer, cantales las cuarenta a los hijos de los gobernadores de Franco, échales en cara todo lo que han hecho mal. No mires hacia atrás y, de paso, pon también orden en tu partido. Termina de una maldita vez con esas corruptelas andaluzas que afean y avergüenzan a los verdaderos socialistas. Aparte de tu lado a los miserables que se quieren aprovechar de los cargos en beneficio propio y gobierna honradamente.

Sé que no es una tarea fácil, pero también sé que no es imposible. Que sí, que te van a caer por todos los lados, pero tu ni caso, a lo tuyo. A gobernar con justicia y hacer de esta democracia algo en lo que vuelvan a creer tantos descontentos. Veremos si sigues la senda que muchos esperan y no les defraudas.

¿Tú de qué me conoces para juzgarme? (IV)

Una vez más vuelvo a preguntar a aquellas personas que se creen con pleno derecho a juzgar vidas ajenas, desde el más absoluto desconocimiento, ¿Tú de qué me conoces para juzgarme? Sobre todo porque nunca están a nuestro lado en los momentos buenos, regulares, ni mucho menos, malos o peores.

Pero que su suprema ignorancia de vidas amargadas y frustradas, les lleva al atrevimiento ignorante de juzgarnos. Incluso llevados por esa vida propia amargada, airean públicamente, como si fueran ciertas, sus pajas mentales.

¿Tú de qué me conoces para juzgarme? Si me has decepcionado profundamente, porque te creía mi amigo desde hace muchos años. Pero ahora te has pasado al otro lado, a dorar la píldora e informar puntualmente de mi vida actual a la persona que más me ha traicionado en los casi 11 años que compartimos. Sí, que de visita somos todos super “guais”, sobre todo cuando alguien que nunca vivió en un pueblo, viene tan solo de visita o vacaciones, y de pronto pasa a vivir a diario en él.

Aparenta ser una persona muy enrollada, pero que después, cuando vuelve a casa, su entretenimiento preferido es poner a “caer de un burro”, reírse y mofarse de todas aquellas personas que le contaban sus intimidades. Sencillamente porque es más falsa que una moneda de 25,75 euros. Pero, claro, de cara a “la galería” es “la repera”. Tú, antiguo amigo, le sigues el rollo, tu pareja parece adorarla, además te surtía de ropa de trabajo que a ti no te daban.

A diferencia de tí, ex-amigo, yo sí he defendido a miembros de tu familia, cuando algun “dimecorreveteidile” me ha hecho comentarios ofensivos sobre ellos. Porque no me parecieron justos, además sonaban a mentira y calumnia podrida, proveniente de aquellos de vida frustrada y amargada, penosa y triste, que evaden sus propias frustraciones y traumas, haciendo pajas mentales muy peligrosas. Todo esto me hubiera gustado decírtelo a solas, pero incomprensiblemente me evitas. Pero en fin. Como en la canción de Joan Manuel Serrat: “Cada uno es como es y baja las escaleras como puede”.

¿Tú de qué me conoces para juzgarme? Tan importante te crees como para imaginar e incluso airear, que en un pueblo aquel que no se dedica a la ganadería o la agricultura, es imposible que pueda vivir de otro trabajo, ni mucho menos trabajar en casa. ¿De qué árbol te has caido?, ¿En qué planeta vives? Creo que te has equivocado de siglo, sencillamente porque tu mente está anclada en la Edad de Piedra, no digamos ya tu comportamiento ignorante y cateto. Ese del mundo visto por un agujero y que cuando fuiste a mirar estaba tapado.

Evoluciona colega, ponte al día, no sigas retrocediendo mentalmente a la mentalidad de tus tatarabuelos. Por mucho que dispongas de las últimas tecnologías a tu alcance. ¿De qué te sirven si no sabes utilizarlas para progresar? Al contrario, te han limitado mucho más tu libertad de evolucionar. Te hacen ser de ese tipo de personas que se levantan por la mañana, encienden la televisión, el ordenador y entran en las redes sociales con el ultimo modelo de telefono móvil.

Procesa su mente tanta información y tan variada, que cuando se vuelven a meter de nuevo en la cama a la noche, están plenamente convencidos de que han nombrado presidente del Gobierno a Cristiano Ronaldo, que han cesado como seleccionador nacional de fútbol a “Paquirrín”. Belén Esteban es la nueva portavoz del Gobierno, la bruja Lola está embarazada de gemelos de Pablo Iglesias, Mariano Rajoy es el nuevo presidente electo de Argentina, y el Mundial de Fútbol lo ha ganado la selección de las Islas Feroes.

Como este tema sigue dando para mucho, esta es la cuarta parte. En este caso acompañada de un vídeo musical. Continuará……