NO CUESTA TANTO.

Creo yo que no cuesta tanto comenzar el día con una sonrisa, respondiendo a un saludo de ¡Buenos días!, o empezar la jornada de trabajo con un poco de amabilidad, pero desgraciadamente hay personas que no lo ven así. Me cabrea que entres por la mañana en una empresa para cargar o descargar, saludas con el correspondiente buenos días y te miran como a un bicho raro, sin dignarse a contestar, lo que deja claro la poca educación que tienen algunas personas, es posible que simplemente trabajen a disgusto, pero no entiendo como puede ser que no respondan a los saludos de nadie.

También es cierto que hay trabajadores que ponen mala cara cuando llega un camión a su empresa,  parece que les sienta mal, como si trabajaran o vivieran permanentemente de mal humor, pero eso no creo que sea motivo suficiente para descargar su enfado con el resto. Cada día estoy mas convencido  de que vivimos en un mundo en el que se están perdiendo las buenas formas. Porque tres cuartos de lo mismo suele suceder cuando entras en un bar a primera hora de la mañana, cuando saludas educadamente la mayoría continúan en su propio mundo, mas preocupados de la pantalla de su móvil que de lo que ocurre a su alrededor. Vivimos en una sociedad tan individual, centrados únicamente de nuestro propio mundo, que hemos perdido las normas mas básicas cortesía, nos parecemos cada día mas a unos autómatas aislados, con mas contacto con desconocidos en la red que con los que tenemos al lado.

Pero no solo en el saludo queda patente la falta de educación, también lo podemos comprobar en otros comportamientos. Mas de una vez a la hora de hacer una maniobra complicada con el camión, vemos como hay compañeros observando, pero sin dignarse lo mas mínimo a indicar para facilitarnos el trabajo, sorprende que sean capaces de quedarse mirando, como si estuvieran esperando a que diéramos un golpe, para entonces decirte que pares, pero sin dignarse en ayudar. A todos en alguna ocasión nos ha pasado esto, maniobra complicada a la mano contraria mientras tenemos al lado a  un “colega” tranquilamente en su cabina, como esperando a que le empotráramos la plataforma en las narices para dar la voz de alarma, les da igual que nos tengamos que bajar varias de veces para comprobar, el a lo suyo, mirando la maniobra como si  en realidad no le pudiera afectar.

Tampoco es cuestión de que tengamos que ir por el mundo saludando a todas las personas con las que nos encontramos, pero por lo menos un poco de educación cuando alguien nos saluda. Un  mínimo de compañerismo cuando alguien esta realizando una maniobra complicada. Se pierde menos tiempo si nos dignamos en ayudar a un compañero para hacerlo mas fácil, que esperando. Incluso burlándose de los problemas que pueda tener mientras la realiza. Que aquí nadie esta libre de que incluso en el mismo día nos podamos ver envueltos en la misma situación, e incluso mucho peor. Nadie nació enseñado ni con un camión debajo del brazo. Por otra parte, la falta de educación demuestra sobradamente con el tipo de persona con la que nos podemos encontrar.

Comenzar el día con amabilidad no cuesta nada. Suficientes horas tiene ya la jornada como para empezar cabreados, o que alguien nos los termine amargando. Desgraciadamente todo esto es mucho mas normal de lo que debería ser. ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone