EL FANTASMA.

En esta profesión, como en todas también hay “de todo” y como suele decirse “Estamos lo mejor de cada casa”. Así que no podía faltar el fantasma. Suele aparecer cuando menos te lo esperas, y ayer uno hizo acto de presencia en una de esas esperas para cargar. Como siempre se retratan ellos sólitos. Son mas listos que nadie, saben mas que cualquiera todas y cada una de las trampas que se pueden hacer. Según ellos las hay que nunca las encontrara la guardia civil. Porque ellos están a la ultima en tecnología y saben todas las ilegalidades. Ellos son mas cojonudos que nadie, hacen mas viajes que nadie, conocen a todos los cargadores y saben como conseguir que les carguen y les descarguen antes que a los demás.

Todos en alguna ocasión hemos visto personajes de este tipo. En el momento que se encuentran con varios compañeros comienzan a llevar la voz cantante contando aventuras que, por supuesto, solo están en su imaginación y que muy poco, o nada, tienen que ver con la realidad. Alardean de poner siempre las pilas a los cargadores y hacen valer sus derechos. Luego la verdad es otra. Llegan a los sitios arrastrándose y haciendo la pelota a todo el mundo y son los primeros en prestarse voluntarios para cargarse o descargarse. Aceptan sin rechistar todas las condiciones que les impongan. Hacen lo que haga falta por cumplir los horarios que les imponen. Da igual que para ello tengan que cometer ilegalidades.

Presumen de ser los únicos que les cantan las cuarenta a sus jefes, pero eso solo esta en su imaginación. Luego son sumisos y pelotas hasta el extremo, dicen si a todo. Yo he conocido mas de uno que fue capaz de rebajarse el sueldo con tal de que le dieran un camión nuevo. Eso si, para luego presumir de que ellos son los mejores conductores y por eso el jefe confía en ellos para darles un vehículo a estrenar. Por supuesto son insolidarios, van a lo suyo, critican sin piedad a todos aquellos que intentan conseguir mejoras laborales o salariales. Siempre a espaldas de los compañeros, porque delante de ellos se muestran mas reivindicativos que cualquiera.

Normalmente van de machitos por la vida. Como el de ayer, que le hizo un comentario machista a una compañera camionera. Le dijo: “Si yo tuviera tu cuerpo no estaba subido en un camino”,- ¿”Que harías?”, le pregunto ella. -“Seria puta” contesto. Pero la compañera no se corto un pelo y antes de que el resto le reprocháramos sus palabras, le soltó: “Seguramente a eso se dedicaba tu madre y tu quieres seguir con la tradición familiar”. Todos los compañeros que estábamos allí le recriminamos su actitud y no le quedo mas remedio que pedir perdón y largarse con las orejas gachas.

Desgraciadamente en esta profesión también tenemos que sufrir la presencia de personas que desprestigian el sector. Personalmente no les considero compañeros, al contrario, me parecen perjudiciales para la misma y a los que hay que erradicar. Ser camionero es otra cosa muy diferente. Es ser un caballero en la carretera, un compañero solidario con el resto y un verdadero profesional en toda regla. Jamas comportarse como estos personajes que van por la vida dando continuamente el cante, manteniendo esa mala fama que a veces nos precede y que es una imagen totalmente errónea de lo que es y debe ser un verdadero camionero.

Para finalizar, hoy se cumplen dos meses del cobarde asesinato del compañero Jesús Madrigal Burgos. Espero que este en la memoria de todos y que nunca dejemos de pedir que se haga justicia y no caiga en el olvido este abominable crimen. ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone

Un mensaje en “EL FANTASMA.

  1. Si Julio llevas toda la razón del mundo de esos señores hay en todas las empresas aquí en la mía también, le dio las gracias a la empresa porque le había regalado un camión nuevo, y el muy pelota sumiso lo puso en Facebook y puso palabras textuales “gracias a T.M.T. por el regalo que me ha hecho para reyes” y el hombre va presumiendo de camión nuevo porque según él es el mejor conductor y el de confianza, el es el que llega de viaje después de 12 o 15 días y mete el camión en el lavadero y lo lava, siempre a la vista del jefe, y el jefe nos dice “ese es un buen chófer ” y yo le respondo pues yo en mi tiempo libre se lo dedico a mi familia no al camión, bastante tiempo me llevo dentro de él, y me dice “si tu como siempre”

Cerrado a comentarios.