CARTAS DESDE LA CABINA: A UN SINDICALISTA.

Estimado sindicalista: Espero que al recibo de la presente no levante ninguna polémica innecesaria esta carta, que esta escrita, como casi siempre en lineas generales, sobre todo porque en ella esta mi opinión sobre aquellos que, como tu, ejercen de eso que llaman “liberados” dentro de los sindicatos tradicionales. Seguramente mas de una vez habrás escuchado, y hasta soportado, muchas criticas hacia ti y hacia compañeros como tu. Del tipo: “Los sindicatos solo están para chupar del bote”, “No hacen nada, como mucho defenderte si tienes un juicio con la empresa”, y cosas similares. Si es cierto que la imagen que arrastran los sindicatos tradicionales es muy mala, sobre todo por los escándalos de corrupción, y todo lo demás. Pero no es menos cierto que mucha de la culpa también esta en los propios militantes, que no hacen la presión suficiente sobre vosotros para que luchéis con mas ahínco por los derechos de los trabajadores, sobre todo en el transporte.

Esta profesión nuestra esta tan atomizada y dividida, que ni nosotros mismos somos capaces de ponernos de acuerdo para que nos juntemos, al menos 50 personas para debatir sobre nuestros problemas. El sindicalismo en España esta en sus horas mas bajas de popularidad y de acción. Todos hemos consentido en mayor o menor medida los abusos cometidos contra los trabajadores. Es mas, preferimos seguir en nuestras casas, o nuestras cabinas, mientras los gobernantes nos recortaban derechos y libertades.

Pero no se trata ahora de lamentarse del pasado, que ese ya no vuelve, se trata de cambiar la situación, de dar un giro radical en nuestras propias mentalidades, dejar de mirarnos el ombligo, de admirar lo que hacen los compañeros camioneros mas arriba de Lo Pirineos. Deberíamos de aprender de ellos mucho de solidaridad, de compañerismo y de lucha por defender lo suyo, lo que, como a nosotros, nos pone un plato caliente en la mesa, que no es otro que el trabajo.

Que ya esta bien de lamentos, de que a cada uno se le ocurra una idea, pero que nadie mueva el culo. Para ello seria muy importante y necesario, que también vosotros que tenéis el nombre, la organización y las personas, abanderarais, de alguna manera la lucha. Se que es muy difícil que tu y los tuyos recuperéis el prestigio perdido. Pero se trata de sumar personas a las futuras movilizaciones, si las hubiera, que esa si que es una historia complicada, a la vez que posible. Porque los conductores asalariados estamos cada día mas machacados, mas esclavizados, soportando situaciones mas y mas injustas, por parte de empresarios que no conocen limite ni techo a sus benéficios económicos. Mientras continúan abusando de la buena voluntad, pero sobre todo, de la necesidad de supervivencia que cada uno tenemos.

Aprovechándose de la falta de unión, de las particularidades propias de este trabajo y todo lo demás. Porque ademas los trabajadores estamos todos mas o menos con el miedo en el cuerpo de sufrir represalias laborales como consecuencia de la lucha por nuestros derechos. Aparte de los que se suman en principio a toda reivindicación, pero luego nos dan la espalda a la hora de la verdad, tal vez atenazados por los miedos que escribía anteriormente.

Así pues, esto era lo esencial de mi carta. Decirte que comencéis, que ya es tarde, a movilizaros y a despertar la conciencia dormida de los trabajadores. Porque de lo contrario terminaremos todos esclavos de la avaricia y la falta de sentimientos del capital, ese que no conoce amigos ni fronteras, tan solo de cuentas de resultados.

¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone

3 mensajes en “CARTAS DESDE LA CABINA: A UN SINDICALISTA.

  1. En España no puede haber unidad porque pienso que el 70 por ciento de los que están subidos a un camión son esclavos del este que han venido a jodernos y bien y en todos los sectores hasta en la profesión más antigua

  2. Los sindicalistas por si solos no son nadie, son personas con unas inquietudes y en la mayoría de los casos con los medios tan limitados que lo mas que pueden hacer es asesorar y poco mas.
    Este sector como bien dices esta muy atomizado la mayoría de los trabajadores tienen jornadas de trabajo muy largas y fuera de su domicilio por lo que la posibilidad de organizarse y participar esta muy limitada, por otro lado la gran mayoría son trabajadores Autónomos sin ningún interés en regirse por convenios e incluso su única norma es llevar al extremo el ¨famoso RD561¨ (como para llevar a cavo algún tipo de movilización o medidas de presión) con la que tratar de que los Empresarios se vean obligados a aceptar algún convenio que recoja unas condiciones dignas de cualquier trabajador.
    Un Saludo

  3. Mira hay tenéis los grandes de Acotlal te despiden sin avisar y te dicen que es por la crisis y por otro lado cojiendo mas gente… Si destrozas los vehículos no te hechan y si los cuidas ala puta calle sin previo aviso estoy indicando. Ellos manejan el gobierno y los sindicatos una puta vergüenza…. ETC

Cerrado a comentarios.