CARTA A UN CHUPATINTAS

Como suele suceder muy de vez en cuando, siempre hay alguna persona que llevada, tal vez por el aburrimiento, las ganas de marcha, o ¿Que se yo? Me pica la moral con correos privados, vacilándome sobre mis artículos hasta el punto de tocarme la moral, la conversación cibernética deriva en que al final me termine por contar su vida y se queda momentáneamente cerrada con un reto de esos de: “No tienes coj… para contestarme en un artículo”. Así que nada, como buen leonés, con raíces vascas, no se nos puede decir eso de ¿A que no..? Pues Manuel, tu lo has querido.

Continuar leyendo