A L@S QUE DUDAN.

Tod@s los compañer@s, que como yo, tenemos muy claro que somos conductor@s asalariad@s y que debemos unirnos para intentar luchar por nuestros derechos, tanto los perdidos por nuestras propias circunstancias pasadas, como de las actuales. con los mismos cada día mas pisoteados y masacrados, así como los futuros. Estos puntos básicos debemos tenerlos muy claros en nuestros objetivos tod@s l@s trabajadores por cuenta ajena que trabajamos con un volante entre las manos. Por mal que le pese a quien no quiera verlo. Pero sobre todo a quienes dan la batalla por perdida sin haberlo intentado antes.

Hace dos días recibirá un comentario dentro de la lógica y comprensible, libertad de expresión -faltaría mas- en la que se me acusaba de repetirme en mis artículos. Esto puedo, incluso llegar a entenderlo. Pero luego, comprobando que el comentario viene de un conductor asalariado, no puede uno por menos de sentir pena por el autor del comentario. Las redes sociales, sobre todo Facebook, yo tengo desde hace mucho tiempo muy claro lo que son. Muchas veces llenos de perfiles falsos, de gente que intenta llenar su aburrida vida a base de cotillear en grupos y perfiles ajenos. Con comentarios de todos tipo en situaciones diferentes. Muy bien, pero luego viene la otra parte, la realidad. Esa que no se puede evitar, por mucho que uno intente alejarse de ella. Por supuesto tiene que haber un tiempo en la vida de cada cual para que la llene de lo que mas le apetezca, pero eso no significa que los problemas de cada cual desparezcan por intentar distraerse con situaciones ajenas.

No vale lamentarse públicamente en las redes una y miles de veces. Decir que esto es una mierda, que no tenemos solución, que hay que recurrir a la solución particular que cada uno cree mejor. Pero sin hacer nada, sin unirse. No intentar como sea puntos comunes de encuentro, de intercambio de ideas, propuestas y debates. Cada uno es muy libre de unirse en grupos, plataformas, asociaciones, o sindicatos. Esto ultimo, lo digo como asalariado, porque es lo que mas directamente me afecta. Para ello varios compañeros decidimos hace meses iniciar una nueva andadura bajo la denominación de Sindicato Independiente de Conductores Asalariados (S.I.C.A.). Se, y soy  plenamente consciente, que la palabra “sindicato” puede levantar ciertas alergias, pero tenemos muy claro que llamar a un proyecto, sindicato, plataforma, o asociación, es lo de menos. Lo que de verdad tiene que importar son los fines que persigue, por los que lucha, los proyectos y las gentes que lo componen. En definitiva, las personas que se comprometen en un objetivo. Porque los resultados finales tienen que ser lo que verdaderamente nos tiene que importar.

Ya que de lo que se trata es de hacer un sindicato totalmente diferente a los existentes. Para hacer algo como los que ya hay, o una mala copia, es un error, una equivocación en la que no merece la pena, ni tan siquiera, perder el tiempo. Todos los trabajadores estamos, en mayor, o menor medida, descontentos y decepcionados con los sindicatos tradicionales. Algunos, incluso hemos militado en ellos, hemos luchado, en las medidas de nuestras posibilidades por la dignidad y por los derechos. Hemos aprendido de las experiencias, de los errores propios y ajenos. Pero eso nos tiene que servir como experiencia para no volver a cometerlos. Para intentar hacer algo en el que todas las ideas sean bienvenidas, debatidas, y consensuadas. Nadie, en mas que nadie, lo repito una vez mas. Ni tampoco tiene que considerarse en posesión de la verdad absoluta. Pero la realidad es la que es. Por eso hay que intentar entre tod@s cambiarla.

Luego, como hay quien se cree que por el simple hecho de crear un grupo en Facebook con la denominación de sindicato, ya vamos a hacer una huelga mañana mismo, hay que dejarle muy claro que no es así. Que esto es como una carrera de fondo, lenta, que tiene su ritmo, constante, con el único objetivo final, que no es otro que el éxito. También hay quien, equivocado el, piensa que hay que poner unas cuotas, y todo lo demás. Se equivoca de nuevo. Hay muchas formas de hacer las cosas, incluso sin cuotas, o con unas mínimas. Pero primero de lo que se trata es de sumar, de comprometerse cada uno. Primero en el grupo, luego cuando seamos un numero considerable, iniciar los tramites burocráticos necesarios para su registro legal. Convocar unas elecciones en las que todos los componentes puedan ser candidatos, sin exclusiones. Con proyectos y propuestas comunes.

Porque este sindicato nace con unos principios básicos, apolítico, porque todas las ideas son aceptadas, siempre dentro de los cauces civilizados y democráticos. Absolutamente asambleario, con total y absoluta honradez. Para que nadie se pueda aprovechar en beneficio propio de la buena voluntad ajena. Compuesto por personas, no por personalismos. Teniendo entre todos muy claro que es y lo que se persigue, con unos fines y unos estatutos muy, muy claros. Para que al menor indicio de mala gestión los que lo lideren dejen inmediatamente sus cargos, paguen con todo el peso de la ley su mala gestión. Dando siempre ejemplo de honradez, de saber quien es cada uno y para que fue elegido y por lo tanto, estar obligado a rendir cuentas siempre sobre su forma de actuar.

Porque de lo contrario el esfuerzo de tod@s habrá sido inútil. Para fracasar, mejor no intentarlo y dedicarnos tirar piedras al rio hasta intentar taparlo. Pero quien se sume al proyecto que se comprometa, siempre desde la figura del sindicato, que sea este quien de la cara por el ante aquellos que nos pisotean los derechos. Defendiéndolos allá donde haga falta. Un sindicato autenticamente gremial, por y para las personas que trabajamos al volante de un vehículo como empleados por cuenta ajena. Aquell@s que busquen en el distraer, generar polémicas disfrazad@s públicamente de lo que no son, decirles que pierden el tiempo. Que tienen sus propios grupos, asociaciones y federaciones en los que serán bien recibidos y defenderán sus derechos como autónomos, cooperativistas y empresarios. Que nadie se llame a engaño, ni intente engañar a los demás ni a si mismos. Las propias palabras que nos definen lo dejan muy, muy claro. Sindicato Independiente de Conductores Asalariados S.I.C.A. si a pesar de todo no quiere entenderlo, entonces si que tiene un grave problema personal. Como siempre ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone