DE VEZ EN CUANDO.

A este camionero errante que siempre va cargado de dudas, ¡Benditas dudas!, esas que me hacen estar con el pies en suelo y no creerme nunca en posesion de la verdad absoluta, ¡Dios me libre!, de vez en cuando le viene que ni pintado retirarse a su yo interior, dejar transcurrir el dia con sus devenires cotidianos de esos que tiene esta profesion, descarga, espera, carga, alguna pequeña averia y todo lo demas. Abandonar el juntar letras por al menos un dia, para recapacitar, ordenar ese caos en el que a veces se nos convierte la vida y esperar al dia siguiente para volver aqui.

No es abandono, ni mucho menos,es reflexion para enderezar esos entuertos interiores que todos tenemos de vez en cuando. Confieso que en ese retiro interior entran ganas de no volver a escribir ni una linea, mandarlo todo a la porra, o donde sea, cambiar el titulo del blog y dedicarlo, que se yo, al desarrollo del almendruco salvaje y hacer toda una tesis doctoral sobre el mismo, si influye o no, y en que medida, en el indice del precios al consumo.O simplemente dar un par de pasos hacia atras y quedarse como mero espectador de la vida, verla pasar con cierta ironia, limitarse a mantener y fomentar las amistades y dejar de meterme en fregados que muchas veces solo traen cabreos y menos horas de sueño y relax.

No es depresion, ni mucho menos, es simplemente esa sensacion extraña de predicar en el desierto, o de dejarse llevar vencido por el pesimismo generalizado que atenaza a esta profesion desde hace años. Esa sensacion de querer tirar la toalla, y ser parte de la mayoria desencantada, que ve como vamos empeorando dia a dia, hasta dejar que esto se convierta en una selva mas salvaje y cruel de lo que ya es, que si, que vamos caminando lentamente hacia el caos mas absoluto. Que no dejo de tener la sensacion de que, a fuerza de golpear las teclas del ordenador cada dia, me repito mas de lo que podria hacerlo si me comiera este trailer cargado de ajos. Seguramente, no lo dudo, habra quien lo piense, y razon no le falta, pero uno se pregunta ¿Que hacer? ¿Seguir machacando en la misma piedra hasta que se convierta en arena y la lleve el viento?, o ¿Dejar que sean otros los que las golpeen, o tal vez nadie, porque ya todos los que hemos decidido dar un paso al frente se han dejado vencer tambien por el desanimo?

De nuevo las malditas dudas, pero luego en uno de esos momentos de lucidez-locura, decides que no, que ¿Porque no?, Es mejor seguir adelante en la lucha por mucho que el camino se presente lleno de dificultades y de las que vendran, que seran muchas, a las que habra que sumar, como siempre, las de los pesimistas y los agoreros que continuaran bombardeando la moral particular y colectiva con eso de: “Esto no tiene remedio”, “No vais a conseguir nada” y todo lo demas, porque sabido es que de todo tiene que haber, por mucho que te digas a ti mismo que si ellos ya abandonaron toda esperanza de victoria, mejor seria que se hicieran a un lado y ya que no se van a sumar a la lucha, por lo mejos dejen intentarlo a los demas.

Asi que nada, gana en el debate-reunion con uno mismo la lucha, el compromiso con intentar mejorar esto en la medida que sea posible, que quede esa pequeña satisfaccion interna de poder decir. “Al menos lo intente”. Y si la victoria se consigue, por pequeña que sea, que quede esa satisfaccion con sabor a batalla ganada. Si no es por los de mi generacion, al menos que lo sea por las venideras, esas que parecen medio dormidas obligados por las circunstancias y la dureza de esta maldita crisis que siempre cae sobre los hombros de los mismos. ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Google+0Email this to someone