A propósito de la edad de jubilación de los camioneros

@Camioneroleones.- En el transporte por carretera pagamos con nuestra salud las consecuencias de tantas horas al volante, los cambios permanentes en los tiempos de descanso, con el sueño, la gran mayoría de las veces cambiado y a merced de aquellos que, desde una oficina, organizan nuestras vidas, sin tener ni la más mínima idea de lo que es el día a día de nuestro trabajo. Son muchos y muy variados los problemas de salud que terminamos arrastrando con el paso de los años, y que nos llevan a llegar a la edad de jubilación arrastrando los efectos permanentes de los mismos.

Problemas de espalda, de cervicales, trastornos del sueño, problemas estomacales, obesidad, tabaquismo, de corazón, y todos aquellos que me faltan de enumerar y que son muchos. La particularidad propia de este trabajo, muchísimo más duro de lo que parece. Muy lejos de esa idea romántica que tienen la mayoría de los ciudadanos sobre nuestra profesión. Que a veces les da la impresión de que vivimos de maravilla, que somos poco menos que turistas. Una realidad que cuando alguno tiene la oportunidad de verla de cerca, le lleva a cambiar radicalmente de opinión.

Pero lo más grave de todos esto, después de los perjuicios que tiene para nuestra salud, es la falta total de reconocimiento por parte de la administración de esas enfermedades, que sean reconocidas como se merece como enfermedades profesionales, que sean valoradas en justicia cuando deciden sobre nuestro futuro a la hora de la jubilación, o de las pre-jubilaciones. Un problema por el que tenemos que luchar, para que sean reconocidas tal y como se merece. Hasta el punto de que se tengan en cuenta a la hora de ser valoradas. Este problema es muchísimo más importante de lo que parece. Es una injusticia contra la que tenemos que luchar con todas nuestras fuerzas. Tenemos que conseguir que el gobierno de turno legisle al respecto y se nos reconozcan como enfermedades profesionales las secuelas que deja sobre nuestros cuerpos esta profesión.

Porque después de todo, es lo que realmente importa, la salud, es lo más importante. No podemos continuar como hasta ahora, a merced de los caprichos de médicos y de tribunales médicos que se rigen por leyes obsoletas y totalmente injustas, llevados por los consiguientes recortes en materia de sanidad. Del mismo modo que debemos de luchar por conseguir el derecho a poder jubilarnos a los 60 años. No es de justicia que haya profesiones como, por ejemplo, la de guardia civil, que se pueda acoger al derecho de jubilarse a partir de los 55 años. Si, como dice nuestra Constitución “Todos los españoles son iguales ante la ley” ¿Porque no lo somos también en este caso?

Tal vez sea una consecuencia más que arrastramos desde siempre por la falta de unión en el transporte, una falta de unión que nos ha llevado a que seamos una profesión abandonada a nuestra suerte y a merced de los caprichos de gobernantes, esos que hacen y deshacen sobre nuestras vidas a su antojo, porque nunca nos hemos plantado como deberíamos. Ni hemos puesto sobre la mesa a ningún gobierno todas nuestras demandas, y por supuesto, también este tema tan importante como el de nuestra salud. Tendremos que ser nosotros los que de una vez dejemos de quejarnos en público y en privado, para comenzar a dar los pasos necesarios en la búsqueda de soluciones legales a nuestra situación.

Seguramente, llegado a este punto, ahora todos los que están leyendo este articulo, estarán pensando, o habrán pensado ya, en los problemas de salud que cada uno padecemos como consecuencia del ejercicio de esta profesión. Aquel que no los sienta, seguramente será porque no lleva mucho tiempo al volante de un camión. Pero que no sea egoísta, que piense que más tarde o más temprano, terminará padeciendo alguno de los problemas de salud que acarrea estar todos los días en la carretera. Así que pedirle que me permita un consejo: “Que comience a pensar en el futuro y en la necesidad imperiosa de luchar por el reconocimiento de las enfermedades profesionales por parte de la administración”

Por desgracia este es un problema del que nadie se salvará, ni tan siquiera aquellos que cuidan su salud. Tarde o temprano terminará por sentir en su cuerpo las secuelas de un trabajo muchísimo más duro de lo que parece. A partir de aquí, invito una vez más a la reflexión a todos los compañeros, para que tengamos en cuenta la necesidad de reivindicar el reconocimiento y la obligatoriedad de los gobernantes de tenernos en cuenta a la hora de valorar nuestro trabajo como se merece. Como siempre ¡¡¡¡BUENA RUTA!!!!.

Foto: Archivo Diario de un camionero leonés

 

 

 

 

Carta a mi padre

Querido padre: Hoy hace 32 años que te fuiste, más allá de las estrellas. Como siempre, en esta injusta vida, se van primero los mejores, esos que no tendrían que morir nunca. El pasado día 12 de mayo habrías cumplido 95 años, como Machín, que los cumplió el pasado día 9, por ahí anda, con su cacha, de camino al bar cada día, aunque solo sea para comprobar el número que salieron en los “ciegos”. En fin, ya sabes, porque lo ves desde allá arriba, la vida que llevamos.

Muchos pensarán ahora que, a santo de qué viene esta carta después de tantos años. Me dá exactamente igual, es más, “me la suda”, como suele decirse. Este es mi blog, mi sillón de psiquiatra particular y escribo en él lo que me dá la gana. Solo tú entenderás muy bien el porqué de esta carta.

Lo sabes desde que hicimos aquel pacto a solas, cuando yo tenía 16 años y me pillaste fumando mientras cortaba leña para la calefacción. Yo fumando y a tí te habían quitado el tabaco porque te dio el primer infarto, el tabaco fuera, pero las ganas de fumar, no. Recuerdo perfectamente, como si hubiera sucedido esta misma mañana, tus palabras: “El tabaco es cosa de hombres, si eres un hombre para fumar también lo eres para trabajar, eso que ya lo haces, pero también para tener una conversación de hombre a hombre”.

Nos sentamos en un tronco, no recuerdo si fumamos dos o tres cigarrillos, recuerdo la marca “Sombra”, siempre tabaco negro, como tú. ¡¡¡Maldito tabaco!!!. La principal clausula de aquel pacto era que absolutamente todo lo que habláramos a solas quedaría siempre entre tú y yo. Me diste permiso para utilizar los secretos que compartimos en el futuro cuando yo lo creyera conveniente. Así fué y así seguirá siendo hasta que me reúna contigo allá arriba y volvamos a jugar un “mano a mano” al dominó, -mi juego favorito-, y consiga ahorcarte el seis doble.

¡¡Cuantas partidas echamos mano a mano cuando viajabas conmigo después de comer!!. Cuando me ganabas y me hacías pagar el café, como es la norma, reías diciendo: “Cuando hayas pagado mil cafés aprenderás un poco a jugar al dominó”. Lo reías a mandíbula batiente, pero me dabas siempre la revancha. Incluso sospecho que más de una vez te dejabas ganar para que no decayera mi moral.

Tú, que cuando yo tenía apenas 15 años y fuiste un día a Valencia de Don Juan en aquel Reanult 6 blanco matricula LE-0933-A, te pedí que me compraras una máquina de escribir. Me miraste a los ojos y soltaste: ¡Pa qué querrás tu una maquina de escribir!. Al minuto me mandaste subir al asiento. Llegamos a la tienda, la única que vendía maquinas de escribir, junto con herramientas para la labranza. La ferretería de Sáez de Miera.

Recuerdo la cara del dueño, esperando que le pidieras una picona, un mango para la pala, vertederas para el arado o cualquier otra cosa, pero tu dijiste: “Dale al chaval la máquina de escribir más grande que tengas”. Aluciné al ver aquella Olivetti Litera 46 que aun conservo. Luego dijiste: “Pero el chico no sabe escribir a máquina, algun libro habrá que le enseñe”. El dependiente sacó un método para escribir a máquina con las pastas azules, que aun conservo. Es más, un día escribiendo en la cocina, al ver que miraba las teclas, fuiste por un rollo de cinta aislante y pacientemente me hiciste tapar las letras. Así aprendí a escribir sin mirar al teclado.

Lo mismo que aquella otra vez, que en el mismo coche, marchabas a Valladolid a la azucarera ACOR en Olmedo. Te pedí una guitarra. La misma mirada, la respuesta: ¡Lo que te faltaba a tí una guitarra!. Riendo marchaste, pero volviste con una guitarra española, que también conservo. Ahí te fallé, nunca aprendí a tocarla, más allá de cuatro acordes, tampoco me preocupé demasiado por hacerlo, pero ya se sabe, nunca es tarde.

Hoy, Sonia y yo, hemos ido al cementerio a llevarte las primeras rosas de este año de nuestro jardín. Porque nos hubiera gustado que estuvieras en nuestra boda el pasado 27 de abril. Pero sabemos que contamos con tu bendición. También con la de su abuelo Hipólito. Pero como sabemos que estáis los dos allá arriba enfrascados en una partida de domino, con los tíos Genin y Julio, aún discutiendo por que alguno se dejó ahorcar el pito doble. Pues nada, aquí seguimos los dos trabajando, más enamorados cada día, pero también más felices cada segundo juntos. Seguros de que veláis por nosotros. Nos dependimos hasta la próxima carta.

Foto. Archivo Diario de un camionero leonés

 

 

 

 

Los camiones a las autopistas y los camioneros.. ¡¡Qué se busquen la vida!!.

@Camioneroleones.- Los camiones a las autopistas… y los camioneros que se busquen la vida. Este podría ser perfectamente el pensamiento del Ministerio de Fomento y de sus responsables, cuando decidieron que había que desviar el tráfico de camiones por las carreteras nacionales a las autopistas.

Lo digo con pleno conocimiento de causa. Sobre todo después de circular con el camión este pasado miércoles por la AP-7, desde Tarragona hasta Valencia. Era ya entrada la noche, con lo cual me coincidía la hora de cenar. Así que decido hacerlo en alguna de las áreas de servicio de esta autopista.

Lo intento en el área de servicio de Benicarló en el que hay un restaurante de la cadena Autogrill. Es imposible, hasta la bandera de camiones, con muchos compañeros que no han conseguido otro aparcamiento que no sean los carriles de deceleración y el de aceleración de salida del área. Así que no me queda más remedio que intentarlo en la siguiente, en este caso la de La Rivera en la que hay otro restaurante de la misma cadena.

Al igual que la anterior, está completamente llena de camiones, son más de las 22:30, así que aparco como puedo y cruzo la pasarela hacia el restaurante, que se encuentra en dirección a la capital catalana, con la esperanza, pienso inocentemente, que como consecuencia del desvío obligatorio de los camiones, aún no haya cerrado la cocina del establecimiento y pueda meter en el cuerpo algo de comida caliente.

Son las 22:46 cuando entro en el local. Me dice el camarero que la cocina ya está cerrada y que lo único que puedo cenar es un bocadillo y poco más. No me queda más remedio que aceptar un bocadillo, que por la pinta que tiene, lleva muchas horas preparado, un yogur, un agua mineral pequeña y un café. Me dice que con la tarjeta del “Club de los grandes” de Autogrill me cobrará más barato. ¡Vaya con lo barato!, 12,36 euros y mal cenado, si a eso se le puede llamar cena.

Todo esto viene a cuento, de que los “inteligentes del Ministerio de Fomento”, junto con la consiguiente “bajada de pantalones” de las asociaciones de transportistas, que aceptaron y consintieron el desvío de los camiones a las autopistas, sin haberse preocupado antes de que los conductores de esos camiones dispusieran de los servicios adecuados, pensaron eso de: “Los camiones a las autopistas … y a los camioneros que les den”.

Pero no se dan estos casos únicamente en la AP-7, tres cuartos o más, sucede con la autopista AP-68 desde el desvío obligatorio en la localidad riojana de Navarrete hasta la navarra de Tudela. Con el agravante de que las áreas de servicio de esta autopista, son mucho más pequeñas y hay restaurantes que cierran sus puertas a las 23 horas.

Ahora me entero que como a partir del 30 de este mes de Noviembre, la autopista AP-1 pasará a ser gratuita desde Burgos, los hosteleros de la zona que tienen sus establecimientos en la N-1 están dispuestos a manifestarse porque temen la pérdida de más de 300 empleos con esta medida. Mire usted por donde, ahora descubrimos que los camioneros también parece que “tenemos que sentirnos responsables en cierta medida” de esta pérdida de puestos de trabajo.

Aunque haciendo honor a la verdad, sé de algún restaurante que está en esta carretera nacional que le viene al pelo la medida, sobre todo cuando decía que le molestaban los camiones en el aparcamiento de su restaurante porque le quitaban espacios para que pararan los turistas. Incluso, en una ocasión, uno en Santa Maria de Ribarredonda tuvo la osadía de echarme a las doce de la noche del aparcamiento porque el ruido del frigorífico molestaba a los huéspedes de su hostal, a pesar de estar aparcado lo más lejos posible.

Pero lamentablemente, una vez más, tenemos que ver como, para nuestra desgracia, España sigue siendo diferente y lamentable en muchos aspectos. Echaron a los camiones a la autopista porque, según los habitantes de los pueblos y de otros ignorantes, somos los culpables del incremento de los accidentes en las carreteras nacionales.

Pero no se preocuparon lo más mínimo en pensar que también los camionero somos personas. Que formamos parte de un sector primordial e imprescindible para la sociedad. Que necesitamos aparcamientos adecuados, seguros y con los servicios necesarios para poder alimentarnos, asearnos y descansar, para poder continuar realizando nuestro trabajo. Porque jamás han pensado que durante las 24 horas del día, los 365 días del año (366 si es bisiesto) siempre hay camiones circulando por las carreteras.

Aunque como siempre, parte de la culpa es también nuestra, porque esta división cerril que impera entre nosotros, nos impide en esta España nuestra, plantarnos y negarnos a seguir trabajando hasta que no contemos con áreas de servicio adecuadas a nuestras necesidades diarias, entre otras reivindicaciones. Como siempre ¡¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Foto: Archivo

José Buenaventura Durruti Dumange, “Durruti” Una vida de lucha. (I)

Hoy, 19 de noviembre de 1.936, hace ya cinco días que he llegado a la ciudad de Madrid con mis fieles hombres. He de confesar que no eran muchos, apenas unos tres mil quinientos. Pero es justo decir que son bravos y valientes en el frente de lucha, y que valen como si fueran diez mil soldados.

He venido a luchar en este frente porque la camarada Federica Montseny me lo pidió insistentemente, hasta conseguir convencerme. Ya que este frente de Madrid estaba pasando por serias dificultades frente a los ataques del ejército rebelde que se alzó contra la legal República. Hacían falta hombre que le plantaran cara a los fascistas. Así que aquí estoy, luchando con mi columna que lleva el nombre de mi apellido, en las cercanías de la ciudad en la zona universitaria.

Este jueves de noviembre me he levantado despues de dormir poco más de cuatro horas. No se porqué desde que me desperté me corre por el cuerpo una extraña sensación, no es miedo, ni mucho menos, es, no sé como contarlo, como si tuviera el presentimiento cierto de que no sobreviviré a la batalla de hoy. No creo que tenga edad como para morir, mis cuarenta años considero que son muy pocos para abandonar este mundo. No puedo morir sin haber luchado hasta el último momento en el que vea nuestra victoria sobre el ejército rebelde. Pero ese presentimiento de la muerte cercana no deja de rondarme en la cabeza.

Yo, Jose Buenaventura Durruti Dumange, nací en Leon, como el segundo de mis ocho hermanos, el 14 de julio de 1.896 en León. Mis padres eran Santiago Durruti, un trabajador ferroviario, y Anastasia Dumange. En una tierra llena de hombres de honor, duros como su clima invernal, pero que hacen valer su fama de constantes, por mucho que equivocadamente se les llame, no sin cierto desprecio e ignorancia, “cazurros”, un apodo que en realidad significa algo muy diferente al que los leoneses deducimos de este calificativo, ya que interpretamos que un “cazurro” es una persona obstinada que se empeña en ser constante hasta conseguir lo que se propone.

Mi padre era un ferroviario, un hombre trabajador y honesto, consecuente siempre con sus ideales socialistas. Muy activo en las luchas obreras a lo largo de su vida, preocupado siempre por mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, explotados siempre por patrones sin escrúpulos que trataban y tratan a los que tienen a sus órdenes como si, en realidad, fueran sus esclavos.

Pero para desgracia, de mi padre y sus compañeros de lucha, no eran muchos los que tenían sus mismas ideas. La mayoría se conformaba con malvivir con un sueldo miserable y con los mendrugos de pan duro que se llevaban a la boca la mayoría de los días. Casi siempre acompañado de un plato de agua sucia y maloliente al que llaman con falsa ilusión sopa. Por lo tanto era muy difícil para ellos defender sus ideas, cuando lo hacían se enfrentaban a perder varios días de sus sueldos o, en los casos más graves, a la perdida del empleo. Aquellos eran años mucho más difíciles que estos de ahora, y cuidado, que estos también lo son, y mucho.

Continuará….

 

 

Restaurantes de carretera: Los camiones como reclamo

@Camioneroleones.-

Cuando llegan fechas veraniegas, sobre todo en este mes de agosto, aunque es de justicia decir que también durante el resto de año; los profesionales del transporte por carretera, tenemos que ver con cierta indignación como son utilizados nuestros camiones, más que nunca, como reclamo para los conductores que se dirigen a disfrutar de sus vacaciones, puentes o festivos; llegando a ignorarnos e, incluso, tratarnos con desprecio en muchos restaurantes de carretera.

Esos restaurantes que, el resto de año, sus dueños nos acusan de utilizarlos como aparcamientos, de ser muy pocos conductores los que desayunan, almuerzan, comen o cenan en sus instalaciones. Nos apuntan como alguien que ensucia los aparcamientos, sin entrar para nada al establecimiento. Es de justicia reconocer, que en muchos casos tienen razón, pero quizá desconocen, o no quieren reconocer los motivos.

La crisis economica que atravesamos desde hace años, se ha cebado, y mucho, en los sueldos e ingresos de camioneros, autónomos y pequeños empresarios, que estamos a diario en la carretera. Cuando pasamos de la peseta al euro el 1 de enero de 2002, misteriosamente y sin explicaciones convincentes, pasamos a sufrir unas subidas impresionantes en los precios. De precios de menú del dia de 1.000 ó 1.200 pesetas pasamos a 9, 10, 11 e incluso 12 euros. De pagar por una botella de agua 100 pesetas, a 1 euro y ahora hasta 2 euros me pidieron el otro dia en un restaurante de carretera de La Mancha. Hagan ustedes, queridos lectores, la cuenta, que a mi me da la risa, por no llorar.

Las bajadas de sueldos, trajeron el que cada día más conductores coman en la cabina, cocinen su propia comida, y todo lo demás. No vamos a entrar ahora en los consabidos conflictos salariales españoles con más convenios laborales que provincias, desde que se aprobó por el anterior gobierno la primacía del convenio de empresa por encima del resto.

Muchos de aquellos restaurantes de entonces terminaron cerrando, porque la crisis posterior al 2008 en adelante, tuvo sus consecuencias. Los hosteleros que creían que nunca iba a llegar la crisis abusaron. Ignorantes de que entre nosotros se corre como la pólvora los malos restaurantes, el mal servicio, los precios abusivos, la falta de seguridad en los aparcamientos, y todo lo demás. Pero por encima de todo, esa visión primitiva y de cortoplacismo de tener horarios de comedor de 13 horas a 15 de la tarde y de 21 horas a las 23 horas. Ignorantes de que un camionero no tiene horarios, por lo que puede necesitar comer a las 6 de la tarde o cenar a la 1 de la madrugada.

Pocos, muy pocos, han sabido darnos servicios de 24 horas. Alguno lo intentó y como en la primer semana no sacaba para la pagar la factura de la electricidad, decidió abandonar, incapaz de esperar al menos un mes para ver resultados.

Cuando llegan las épocas vacacionales del resto de ciudadanos, hay restaurantes que han llegado a decirnos que no quieren camiones en su aparcamiento porque estorban. El pasado mes fue noticia en las redes sociales el caso del restaurante La Hacienda en el kilómetro 273 de la A-6 en Torre del Valle en la provincia de Zamora. El dueño o responsable del establecimiento le dijo a varios compañeros que estaban aparcado que no lo hicieran o que se fueran, no querían camiones porque no dejaban aparcamiento para los coches de los turistas.

Este es solo un ejemplo. Otros lucen en sus carteles: “Restaurante las 24 horas”, ¡Mentira!. La semana pasada paré en uno en la A-4 a las 24 horas y estaba cerrado, -cuyo nombre no recuerdo y mejor olvidarse-, así que lo mejor que puede hacer es quitar el cartel, por lo menos que no engañe. Sin ir más lejos, este pasado jueves me ocurrió algo muy curioso. En el restaurante Los Valles en el kilómetro 15 de la A-52 dirección Orense.

En otras paradas anteriores me dió buena impresión: Abierto 24 horas, la ultima vez a las 2 de la madrugada pude cenar menú del día, el servicio bueno y el precio justo, 11 euros. Pero mire usted por donde el pasado jueves, paré en torno a las 13:30 horas a comer, el aparcamiento ya comenzaba a llenarse de turistas, me senté en una mesa y pedí el menú del día. Poco a poco el comedor se fue llenando, estaban en la mesa de al lado otros 4 camioneros que parecían clientes habituales, sobre todo porque conducían trailers de obra.

Ente el primer plato y el segundo el tiempo pasaba, el reloj corría en mi contra, ya que me esperaban para descargar en la provincia de Orense y posteriormente en la de Lugo. Reclamé al camarero con un gesto el plato y le dije educadamente que tenía prisa, arrugó la cara y despues de unos minutos me lo trajo de malos modos, más pendiente de los ocasionales comensales, a la petición de postre volvió a torcer el gesto, levantó la voz para decirme que no había fruta, pedí una tarta de queso y un cortado. Mientras se alejaba hizo un comentario que me pareció descortés que no llegue a entender, como le miré fijamente se dió cuenta. Resumiendo, cuando me sentaba de nuevo al volante había pasado una hora y 20 minutos.

Esta y otras experiencias, llevan a este titular: Restaurantes de carretera: Los camiones como reclamo. Desgraciadamente en la carretera carecemos de restaurantes y áreas de servicio dispuestas a dar una atención adecuada a los profesionales del transporte. No abren 24 horas, pocas nos aseguran vigilancia de los aparcamientos, muchos nos miran con desprecio y otros el resto del año, cuando no hay turistas, se tienen que conformar con ver pasar los camiones. Cuando paras en ellos el pollo ya es de confianza y hasta habla por si solo, la merluza tiene contagiado el sabor a la ternera de al lado, el pan está reseco y te miran con desconfianza. Una vez uno me dijo que para una cena no iba a dar las luces del comedor, que si quería que comiera en la barra, eran las 9 de la noche.

En fin, este es un tema que dá para mucho. Como siempre ¡¡¡¡BUENA RUTA!!!!. (Foto: Archivo Diario de Transporte)